Opinión

Dilema

Juan E. Daroqui / Economista

Estaba yo pasando el aspirador por la alfombra, pensando de qué podía escribir la columna de esta semana y viendo como el sol de primavera entraba por la ventana.

Con esto de la primavera he notado que se me ha alterado la sangre, por dos motivos fundamentalmente, por tener que declararme a la AEAT, con todo lo de las empresas offshore en plena ebullición, con mogollón de políticos implicados, y por algo que es indignante y vergonzoso y lamentable y condenable e injustificable, el tratamiento que se les está dando a los refugiados puteados por parte de la Unión Europea. Estas cosas hacen que a uno le hierva la sangre.

Tiene que haber alguna forma de tumbar ese asqueroso acuerdo que se ha firmado con Turquía, no sé cómo, pero hay que hacerlo. No se puede dejar tirados de esa manera a esas personas.

La represión a los refugiados con gases lacrimógenos en la frontera entre Macedonia y Grecia es un episodio más de lo insensibles que se han vuelto “nuestros” euroburócratas, gaseando a gente que huye de la guerra, infinidad de niños incluidos. Médicos sin fronteras ha atendido a casi 300 refugiados, entre ellos niños menores de 10 años con heridas de balas de goma en la cabeza. ¿Pero cómo se puede permitir eso?.

Además un informe elaborado por el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) recoge que el 80 % de los refugiados sirios tiene estudios universitarios o secundarios. Muchos de ellos tenían trabajo y su hogar en Siria, pero a causa de la guerra han tenido que huir.

El informe también destaca que más de la mitad de los refugiados llegados a Grecia son mujeres y niños. ¿Alguien con dos dedos de frente cree que una persona con hogar y trabajo va a coger a su familia, por gusto, y se va a ir a jugarse su vida y la de los suyos si no es por un motivo vital?.

¿Cómo puede la Unión Europea ser tan cruel e insensible?. ¿Cómo podemos dejar que, los que dicen que nos representan, sean tan viles?.

Nuestro gobierno de cuerpo presente dice que ha firmado el acuerdo siguiendo las instrucciones de nuestro parlamento. ¿Cómo se puede tener la poca vergüenza de decir eso?.

Además desde Bruselas nos “riñen” porque solo hemos acogido a 18 de los 456 refugiados que acordamos traer. Si el número de 456 personas ya es mezquino, el haber acogido 18 no sé cómo calificarlo. Y desde aquí le echan la culpa a Italia y a Grecia. Si uno tiene interés no pasa eso.  Ya le han contestado al gobierno de “cuerpo presente” desde ACNUR.

Que se vayan Rajoy y sus ministros a pasar una semanita en un campamento de refugiados a ver cómo les sienta. Y que les acompañen la señora Merkel, el señor Tusk, el señor Orbán y todos los que han votado a favor del acuerdo y se han olvidado de los derechos humanos.

No, ya no tengo ningún dilema, esto es lo que me pide el cuerpo escribir, y creo que habrán más columnas porque el asunto es sangrante.

Aunque la conciencia de que hacienda no somos todos también tira mucho.

@Rutiguer_JED

print
Comentarios

Noticias Relacionadas

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


Una inversión en conocimiento paga el mejor interés. (Benjamin Franklin)

ES NOTICIA… Irán-España: La selección española sufre para ganar con un gol de rebote de Diego Costa

ES NOTICIA… Irán-España: La selección española sufre para ganar con un gol de rebote de Diego Costa

Un tanto de Diego Costa, de fortuna con la rodilla tras despeje del rival, fue el castigo con el que el destino respondió un planteamiento ultra defensivo de Irán (0-1) que se le atragantó a España, que pone luz a su camino en el Mundial de Rusia 2018 y se jugará el liderato de grupo ante una Marruecos ya eliminada.
Una selección para la que estar en un Mundial ya es un éxito, como Irán, tiene dos opciones antes de encarar el duelo ante una de las señalada favoritas. Alejada de la valentía, optó por el camino más rácano, el de afear el fútbol. Buscó instalar la desesperación a una España que encaró un ejercicio de paciencia y sufrió de lo lindo.

superdeporte.es

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter