Valencia

Las lluvias de los últimos días han sido muy positivas para la agricultura valenciana

AVA asegura que las precipitaciones han resultado muy beneficiosas ya que suponen riego adicional y limpian los árboles

iV.com.- Las lluvias de los últimos dos días han sido muy beneficiosas para el campo valenciano después de cinco meses de sequía total en algunas zonas, aunque son insuficientes tras un invierno muy seco y cálido, según las organizaciones agrarias.

Desde la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA) han asegurado que en general las precipitaciones han sido muy positivas para la agricultura porque suponen un riego adicional y limpian los árboles.

No obstante, son insuficientes porque se arrastra un déficit de agua de casi tres años y, según La Unió de Llauradors, lo ideal sería que lloviera todavía más en los próximos meses ya que en verano es difícil tener lluvias con cantidades relevantes.

Desde el otoño había campos en la Comunitat Valenciana en los que el único aporte hídrico ha provenido del agua del riego, y el mes de marzo no ha sido un mes especialmente húmedo pero, según Aemet, aun así llovió el doble que en todo el periodo comprendido entre diciembre a febrero, indican desde La Unió.

En las zonas de regadío, la falta de agua causa un incremento de los costes por bombeo del agua, al disminuir el nivel freático de los acuíferos.

Además de para ahorrar algún riego y limpiar los árboles de posibles plagas, el agua servirá para recargar los acuíferos, aumentar el calibre del fruto en algunos casos y regenerar los pastos.

La lluvia ha sido positiva para todos los cultivos tanto de regadío como de secano, especialmente para cítricos, cereales de invierno, viña, olivar y frutos secos, han indicado las asociaciones agrarias.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter