Cultura

Sharon Eyal abrirá el Festival 10 Sentidos en el Palau de la Música

La coreófrafa israelí fue una de las bailarinas principales de la prestigiosa Compañía Batsheva

iV.com.- El Palau de la Música de Valencia, una de las sedes del Festival 10 Sentidos, abrirá la quinta edición del certamen artístico el próximo 17 de mayo con la presencia destacada de la coreógrafa israelí Sharon Eyal, que fue una de las bailarinas principales de la prestigiosa Compañía Batsheva.,  una de las formaciones con más prestigio en el campo internacional de la danza.

El último trabajo de Eyal, ‘OCD Love’, es una de las piezas creadas por el grupo internacional L. E. V., formado por la coreógrafa israelí con Guy Bechar. Desde que lo estrenaron el año pasado ha conseguido críticas muy positivas por todo el mundo.

‘OCD Love’ (Amor TOC, en español) trata el trastorno obsesivo-compulsivo y los desafíos que conlleva para las personas que lo padecen tanto en lo referente al amor, en concreto, como a la vida en general.

“La lucha contra el estigma de las enfermedades mentales es una causa excelente para ser tratada mediante el arte en un emplazamiento como nuestro Palau de la Música”, apuntó la concejala del Área de Cultura y presidenta del Palau de la Música de Valencia, Gloria Tello.

Precisamente la presentación de las diferencias como una oportunidad más que como un obstáculo es uno de los rasgos distintivos del Festival 10 Sentidos, nacido el año 2011 con la voluntad de servir de punto de encuentro y reflexión para artistas con capacidades muy diversas.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter