Cultura

Mi niña y la Luna

Pedro Hermosilla / Benditas-malditas palabras

A mi niña la luz de la Luna le despierta
y quiere cerrar las ventanas,
no sabe que la Luna habla otra lengua
y le susurra palabras de amor por la espalda.

No cierres, mujer, las cortinas;
deja entrar la claridad en tu regazo,
que en la Luna la luz es su tacto
y quiere dormir contigo,
y quiere darte un abrazo.

Blanca la Luna luminosa
se enreda en tu pelo negro ensortijado;
reflejos en blanco y negro,
contrastes de amor enmarañados.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter