Cultura

Mi niña y la Luna

Pedro Hermosilla / Benditas-malditas palabras

A mi niña la luz de la Luna le despierta
y quiere cerrar las ventanas,
no sabe que la Luna habla otra lengua
y le susurra palabras de amor por la espalda.

No cierres, mujer, las cortinas;
deja entrar la claridad en tu regazo,
que en la Luna la luz es su tacto
y quiere dormir contigo,
y quiere darte un abrazo.

Blanca la Luna luminosa
se enreda en tu pelo negro ensortijado;
reflejos en blanco y negro,
contrastes de amor enmarañados.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario