Cultura

El desfile del Domingo de Resurrección culmina la Semana Santa Marinera

Han participado cerca de cuatro mil personas, entre cofrades, banda de tambores y cornetas, y músicos

iV.com.- Con el desfile del Domingo de Resurrección celebrado hoy y en el que han participado cerca de cuatro mil personas, entre cofrades, banda de tambores y cornetas y músicos, pertenecientes a 30 hermandades, cofradías y corporaciones, han finalizado los actos más importantes de la Semana Santa Marinera de Valencia

El desfile, de una duración algo más de dos horas, ha comenzado en el mercado del Cabanyal y concluido en la plaza del Rosario, ha recorrido los barrios del Grao, Canyamelar y Cabanyal.

En el acto religioso no han participado las imágenes de las cofradías y hermandades, mientras que los participantes tenían permitido vestir colores claros en su indumentaria y llevar báculos coronados con pequeños ramos de flores. Igualmente, los personajes bíblicos han cambiado sus atributos también por flores que han lanzado al público.

Previamente, las calles del barrio marítimo de Valencia han acogido diversas procesiones con representaciones del encuentro entre Cristo Resucitado y la Virgen María, así como el Comulgar de Impedidos, un acto en el que el cuerpo de Cristo es llevado, bajo palio, por los sacerdotes de cada parroquia a la casa de los enfermos que, por su estado, no pueden tomar la Comunión en el templo.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter