Actualidad

Emocionante ‘minuto Cruyff’ en el Holanda-Francia

En el minuto 14, el partido paró durante 60” para que la grada y los jugadores y técnicos ‘oranje’ ovacionaran a Johan puestos en pie

iV.com.- Los jugadores, directivos y aficionados que estaban presentes en el partido amistoso que ha enfrentado a los combinados de Holanda y Francia han rendido un espectacular homenaje a Johan Cruyff. El encuentro se ha parado en el minuto 14 para ofrecer una ovación de un minuto al jugador y entrenador difunto. 

Tras el sentido minuto de silencio que se guardó antes del arranque del partido en el Amsterdam Arena, en el minuto 14, el partido paró durante 60 como había pedido la KNVB, para que el público homenajeara, puesto en pie y con aplausos, a Johan Cruyff, que siempre lució ese dorsal mientras jugó en Holanada y que falleció este jueves en Barcelona a los 68 años, víctima de un cáncer de pulmón.

Ovación de ‘gallina de piel’

La ovación fue de “gallina de piel” (cómo decía Cruyff con su singular español), a la que se sumaron la mayoría de seleccionados ‘oranje’ así como el cuerpo técnico, fue emotiva e impresionante.

En las gradas también pudieron verse pancartas de agradecimiento a Johan por su legado balompédico.

Asimismo, el jueves ya se hizo un homenaje de este tipo al ‘flaco’ en el encuentro benéfico entre Feyenoord y Sparta de Roterdam disputado en el estadio De Kuip de Rotterdam.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter