Cultura

Toros con peligro y trofeos para Rafaelillo y Ureña

Plaza de toros de Valencia. Tercera de la feria de Fallas. Toros de Adolfo Martín para los diestros “Rafaelillo”, Manuel Escribano y Paco Ureña

CB/EB.- El primero de la tarde fue un toro de Adolfo Martín justo de fuerzas que apenas puede desplazar su anatomía y que impidió a Rafaelillo realizar faena. Silencio.

Manuel Escribano recibió al segundo que apenas se empleó y que embistió al paso a la muleta. El diestro se empeñó en sacarle partido a base de provocar sus embestidas y de aguantar parones y miradas sin inmutarse. Finalmente consiguió robarle una buena tanda de derechazos. Silencio.

A Paco Ureña le tocó en suerte un toro listo que sabía lo que se dejaba atrás. Le plantó cara con determinación, poniéndose muy de verdad. Dos tandas de naturales templados, por abajo y sentidos. Luego se echó la muleta a la derecha y fue prendido en el último pase, afortunadamente sin consecuencias. Estocada trasera y caída. Oreja.

Toro muy peligroso para Rafaelillo el cuarto, al que le planteó la lidia que merecía, cruzándose siempre a pitón contrario y robándole los pases uno a uno, muy de verdad y jugándose el tipo en todo momento. Se volcó en la estocada. Oreja y petición denegada de la segunda.

Toro deslucido el quinto de la tarde que imposibilitó que la faena de Escribano tuviese la conexión necesaria con los tendidos. El sevillano le planteó una labor presidida por el buen gusto a la que faltó ritmo. Saludos.

Otro astado complicado sin apenas tiene recorrido al que Ureña le planteó una faena muy sincera y entregada. Pudo robarle pases sueltos de indudable calidad, pero faltó ritmo y conexión. Silencio

 

 

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter