Opinión

Jubilados con un par

Jose Segura / LO QUE HAY

Si alguien cree que los jubilados damos por terminadas nuestras ganas de marcha en el momento del retiro, se equivoca profundamente. Baste ver a los que protestan por el asunto de las preferentes y lo que están consiguiendo –que les devuelvan su dinero-, para saber que aún nos queda mucho por hacer.

Los jubilados hemos tenido que ganarnos de nuevo el respeto de la sociedad, que antes nos arrinconaba por inútiles, a base de ser muchos, muchísimos. Y cuando en un país existe un gran grupo de ciudadanos mayores con una larga esperanza de vida, creciente en los próximos años con toda seguridad, que además maneja más pasta que los jóvenes y los añeros, el respeto se asegura porque finalmente somos necesarios.

Vi y escuché ayer a mediodía a un grupo de jubilados de Denia, de muy avanzada edad, cantando en un programa televisivo de esos de talentos, nada más y nada menos que “A quién le importa”, uno de los himnos de la movida de los 80 que hicieran famoso Alaska y Dinarama. El intento fue conmovedor a la par que descarado. El resultado, magnífico, con una ejecución divertida y más que correcta. Que buena vibra la de esos abuelos.

Por otro lado, sale ahora la sentencia que condena a una panda de jubilados británicos, ladrones de la vieja escuela, que con sus anticuados métodos se hicieron con 18 millones de euros en diamantes durante la Semana Santa del año pasado en Londres. ¡Qué caña estos abuelos! Va a resultar cierto lo de la nueva juventud de los mayores.

También estamos los que no abandonamos la música, la pintura, la escultura o el oficio de escribir. Sobre esto último, baste recordar que la edad media de la inmensa mayoría de los columnistas y articulistas de este país es mucho más avanzada de lo que se piensa. Y escribimos con ganas –y a veces con furor- porque nuestra experta perspectiva nos permite contar la vida con conocimiento de causa. Incluso partirnos el culo de risa cada vez que algún pollo que otro se refiere a la vieja y a la nueva política, sin saber muy bien de qué habla y sin ofrecer soluciones al país, que a los hechos me remito.

Así que al loro con nosotros, que somos muchos, cada vez más, manteniendo mal que bien a este país con nuestras pensiones.

Y sobre todo con ganas de participar, ejerciendo la libertad que nos da estar ya de vuelta y no tener que servir a nadie.

Twitter: @jsegurasuarez

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


Cáete siete veces y levántate ocho-proverbio japones.

PAGOS CON PAYPAL O TARJETA DE CRÉDITO (Pulsar Botón "COMPRAR AHORA" )

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

EL PLANTÍO

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos


Alcoy ha revivido este domingo las batallas de la Reconquista con sus Entradas de Moros y Cristianos, declaradas de Interés Turístico Internacional. La coincidencia con el fin de semana y la meteorología, que finalmente ha respetado el día más llamativo de estos festejos, contribuyeron al lleno absoluto, con miles de personas que ocuparon al milímetro balcones y aceras de las principales calles del centro de la ciudad. Tras la primera Diana, que empezó cuando apenas rompía el alba, arrancó desde El Partidor la Entrada Cristiana, que este año corrió a cargo de la Filà Navarros. Desde lo más profundo de los bosques del norte, envueltos en un halo de misticismo, hicieron su entrada las tropas del Capitán, figura que encarnó el veterano festero José Vicente Jornet. Le precedieron grupos de amazonas y bailes de sobrecogedores aquelarres, así como imágenes tan espectaculares como las que dejaron los Zanpantzar, procedentes en este caso del pueblo de Ituren. Estos personajes tradicionales de la cultura vasca, que anuncian la llegada del carnaval agitando sus cuerpos de paja y sus cencerros, deleitaron al público con sus movimientos y contundentes sonidos.
elmundo.es

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

Sígueme en Twitter