Deportes

Carbonell y Mengual ganan el Preolímpico y estarán en los JJOO de Río

Las dos “sirenas” catalanas de natación sincronizada desplegaron toda su clase y certificaron su pasaporte para la cita olímpica

iV.com.- Las nadadoras españolas Ona Carbonell y Gemma Mengual cumplieron con los pronósticos y lograron el pasaporte a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de agosto en la modalidad de dúos de la natación sincronizada tras imponerse en el Preolímpico que ha acogido la localidad brasileña.

Sin tener que pelear con las grandes potencias y rivales (Rusia, China, Japón y Ucrania), la tarea no parecía complicada para las dos ‘sirenas’ catalanas, que desplegaron su clase y su paulatino acoplamiento para no fallar y certificar su esperada presencia en la cita olímpica donde tendrán la complicada tarea de pelear por el podio.

La pareja española ya había dominado con bastante solvencia la rutina técnica del miércoles y en la libre, donde estrenaban su nuevo ejercicio diseñado especialmente para los Juegos, tampoco dejaron demasiado margen a sus rivales en el centro acuático Maria Lenk.

Carbonell y Mengual no defraudaron y sumaron 92.60 puntos, para un total de 181,7816, inalcanzable para el resto de países. Italia, con Costanza Ferro y Linda Cerruti, finalizó segunda al totalizar 176 unidades, mientras que Francia completó el podio de la mano de Margaux Chetrien y Laura Auge con 172,1965 puntos.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter