Entretenimiento

Marzo, el mes de la guerra

Adela Ferrer

Es el mes de Marte, el mes de las guerras y de los caballos 

Adela Ferrer /Astróloga

El último día del mes de febrero se celebraba en la antigua Roma el festival de las Equirria (carreras de caballos); este festival, de marcado carácter bélico, estaba dedicado a Marte, el dios de la guerra y de la patria romana.

Se decía que esta fiesta había sido instituída por Rómulo para honrar a su propio padre, Marte, el dios que daba nombre al mes de marzo, el mes en el que se iniciaban las campañas militares.

En la antigüedad se guerreaba desde marzo hasta octubre, ya que el invierno era muy desfavorable para emprender una campaña militar y conseguir suministros y alimentos para las legiones.

El hecho de que el elemento principal de la fiesta fuese el caballo se relaciona con otro dios mitológico: Neptuno, regente del signo zodiacal de Piscis, el dios que había creado al caballo, una formidable arma de trabajo y de guerra para los seres humanos.

En estas fiestas se purificaba y bendecía la caballería romana, lo que incluía tanto a las monturas como a sus jinetes y pertrechos militares.

El Flamen Martialis (sacerdote de Marte) hacía un sacrificio al dios y a partir de ahí daban comienzo las carreras de bigas (carros tirados por dos caballos).

No hay que olvidar que Marte es una deidad con un aspecto siniestro y al parecer no era mal presagio que durante el festival alguna montura o un jinete falleciese. Las carreras eran muy peligrosas y los aurigas se arriesgaban mucho para vencer; en ellas los accidentes eran comunes y realmente espectaculares.

Se especula acerca de que los buenos presagios atribuidos a dichas muertes tuvieran relación con algún olvidado y primitivo sacrificio humano en honor al dios más sanguinario del Olimpo.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter