Opinión

Los límites de la Amistad

Jose Segura / FILOSOFÍA IMPURA

La amistad resulta difícil de mantener. Cada amigo acaba poniendo siempre límites a la amistad del otro. De muchas maneras. Esgrimiendo un poder que no se debería emplear; a través del chantaje emocional; o, simplemente, protestando ante una libertad que entre amigos no debería tener límites.

La verdadera amistad acaba siendo una utopía salpicada frecuentemente por pequeños o grandes disgustos, generalmente causados por la discrepancia. Máxime, cuando entre los amigos se dan diferencias de cualquier índole que llegan a provocar, incluso, situaciones irresolubles.

Por eso, la amistad debe sustentarse absolutamente en la tolerancia, en la generosidad y en la convivencia. Tolerancia para permitir que el otro se manifieste como le venga en gana, sin por ello poner en peligro los lazos del aprecio. Generosidad para acudir en ayuda del otro sin que este se sienta ni ofendido ni menospreciado. Convivencia –la más difícil de las condiciones- para coexistir con la imprescindible tolerancia y la voluntaria generosidad. Entre amigos, todo debería valer.

No en balde, en un país tan reacio a la auténtica amistad como el nuestro, tuvo que ser una campaña publicitaria de jeans, la que en los primeros años de la transición nos recordara la base de la convivencia con un eslogan que causó un gran impacto al recordarnos la base de la filosofía de Epicuro, el gran hedonista, el estudioso de la amistad: “Vive y deja vivir”.

Y hablando de Epicuro, no está de más la cita filosófica de esta semana, que para muchos resultará absolutamente impura: “Los miembros del Jardín cultivaban la generosidad y la amistad recíprocas, celebrando festejos los días 20 de cada mes, en honor del nacimiento de su maestro. Las comidas en común y las celebraciones tenían lugar siempre según los principios de la escuela, es decir, con una gran moderación. A diferencia de la práctica totalidad de escuelas filosóficas, tanto antiguas como posteriores, en el Jardín se admitían toda clase de personas, independientemente de su sexo, condición o clase social”. (Mi agradecimiento a Jordi Puigdomènech, autor de “Epicuro, una filosofía de la amistad”, de donde he seleccionado literalmente el párrafo que cito)

En este sentido, informaValencia.com es como el Jardin de Epicuro en el que convivimos, con nuestras muy diferentes opiniones, diversos columnistas cada uno o una de su padre y su madre. Algunos somos realmente amigos, al menos eso creo. Y que de vez en cuando salten chispazos –siempre relacionados con la libertad de expresión- parece de lo más normal. Lo importante es que siempre se superen los rifirrafes ¿no?

Twitter @jsegurasuarez

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


Cáete siete veces y levántate ocho-proverbio japones.

PAGOS CON PAYPAL O TARJETA DE CRÉDITO (Pulsar Botón "COMPRAR AHORA" )

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

EL PLANTÍO

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos


Alcoy ha revivido este domingo las batallas de la Reconquista con sus Entradas de Moros y Cristianos, declaradas de Interés Turístico Internacional. La coincidencia con el fin de semana y la meteorología, que finalmente ha respetado el día más llamativo de estos festejos, contribuyeron al lleno absoluto, con miles de personas que ocuparon al milímetro balcones y aceras de las principales calles del centro de la ciudad. Tras la primera Diana, que empezó cuando apenas rompía el alba, arrancó desde El Partidor la Entrada Cristiana, que este año corrió a cargo de la Filà Navarros. Desde lo más profundo de los bosques del norte, envueltos en un halo de misticismo, hicieron su entrada las tropas del Capitán, figura que encarnó el veterano festero José Vicente Jornet. Le precedieron grupos de amazonas y bailes de sobrecogedores aquelarres, así como imágenes tan espectaculares como las que dejaron los Zanpantzar, procedentes en este caso del pueblo de Ituren. Estos personajes tradicionales de la cultura vasca, que anuncian la llegada del carnaval agitando sus cuerpos de paja y sus cencerros, deleitaron al público con sus movimientos y contundentes sonidos.
elmundo.es

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

Sígueme en Twitter