ASÍ VA LA LIGA CARTAS LECTOR
Opinión

Correctores

Susana Gisbert

Esta mañana me comentaba una amiga muerta de risa algo que le había pasado. Otra amiga le había enviado una imagen entrañable deseándole buenos días y, aunque ella quiso contestar “Qué bonita”, al corrector de su móvil no le pareció adecuada su respuesta, y lo cambió por un “Antoñita”. Y la receptora, que desde luego no se llama Antonia ni Antoñita -ni siquiera la Fantástica- aún estaría con los ojos como platos tratando de descifrar el mensaje subliminal de aquella respuesta, si es que lo había, si mi amiga no se lo hubiera aclarado en el momento.

Y es que los correctores parece que tienen vida propia, y que en ocasiones los dirige un diablillo malandrín que gusta de liarlo todo. Con resultados que, incluso, pueden llegar a truncar amistades si no se desface a tiempo el entuerto, o a hacer quedar a una como una tonta. O cosas peores.

Recuerdo una Nochevieja, en los remotos tiempos del sms, en que elaboré un mensaje personal para felicitar el año a mis contactos. En él hacía referencia a entrar en el año con fuerza. Al corrector no le gustó, y me jugó una mala pasada que hizo que, debidamente avisada por una amiga entre caracajadas, tuviera que enviar un nuevo texto aclarando el anterior. Lo que decía el mensaje primitivo lo dejo a la imaginación del lector, aunque es fácil suponerlo. O no.

También es antológica la obcecación del corrector en negarse a transcribir la palabra “telemático” . Así que, sin darnos cuenta, enviamos notificaciones por vía telepática que han dado para más de un chascarrillo. Pero es lógico. Es mucho más bonito comunicarse por telepatía que por medio de un ordenador, a dónde va a parar. Comprendamos al corrector.

No hace mucho, un tuit de contenido jurídico decía tan ricamente que los investigados se habían acogido a su derecho “a no trabajar”. Otra travesura del corrector, que debía seguir los dictados del subconsciente de quien lo manejaba. Porque, ¿a quién no le apetece ejercitar ese derecho?

Hagan la prueba. El diablillo es caprichoso. El mío se niega a poner “espero” y lo cambia por “espeto”, como si todo el día anduviera deseando comer unas sardinas en la playa. Lo que tampoco está mal, por cierto. Y me cambia “por ellas” por “paellas”, así que o estoy muy atenta o todo el mundo debe estar pensando que mi estómago está en directa conexión con mi cerebro. También me cambia “estupefacta” por “estupefacientes” y “martes” por “Marte”, como si anduviera medio flipada día sí y día también. Y los ejemplos son infinitos. Cada cual que pruebe. Pero lo curioso es que no actúan igual con todo el mundo. Debe ser que hasta los teclados tienen corazón. Por eso a otra amiga le acaba dfe cambiar un “Buenos días” por un “Bondad” que le ha parecido más empático. Dónde va a parar

Pero hay que andarse con cuidado. No siempre son cosas simpáticas ni fácilmente entendibles. Y conozco más de un caso que un corrector desata problemas en algún grupo. Que el lenguaje es muy rico y entre “indulto” e “insulto” solo hay una letra pero un abismo de significados, como estre “caspa” y “casta”. Y un malentendido puede acabar con un mundo de buen entendimiento.

Así que, señor diablillo del corrector, no sea tan travieso  que cualquier día genera un conflicto de estado. O, mejor pensado, séalo, y recuerde a esos políticos que hablan por Whatsapp que el ciudadano es lo que importa. Seguro que encuentra la forma.

@gisb_sus

print
Comentarios
Inmobiliaria Concha Pinazo

Add Comment

Click here to post a comment

ES NOTICIA…El VAR salva al Real Madrid

ES NOTICIA…El VAR salva al Real Madrid

Un equipo de baloncesto de Abu Dabi es probable que no le hiciera ni 20 puntos al campeón de la Euroliga y un 1.100 de la ATP no ganaría un saque en tierra a Rafa Nadal. Por no hablar de otros deportes, como el balonmano, donde no hace falta imaginar duelos tan desequilibrados para asegurar que el superior gana 99 de cada 100. Pero en el fútbol los milagros existen. Ahí su encanto único, su magia y su imán. Se trata de 11 tipos corriendo contra otros 11 tras una pelota traviesa. Todo aliñado además por el barullo, un señor con silbato, los nervios y las cosas raras que hacen los pies cuando golpean cosas. Por ejemplo, el Al Jazira, un club de Abu Dabi, se marchó al descanso ganando 1-0 al Real Madrid. Y a la vuelta, le anularon el 2-0 por fuera de juego. Es decir, el campeón de Europa y ganador de otros cuatro títulos en 2017 estuvo asomado al precipicio por un rival que si acaso encajaría bien en algún grupo sencillito de la Tercera española. No mucho más. Sí, sí, eso pasó en un partido de fútbol.
(elmundo.es)

Campeonato Nacional de Liga

Liga Santander

Siga la marcha de la Liga Nacional de Fútbol de Primera División en nuestras páginas.
VEA LOS RESULTADOS Y CLASIFICACIONES EN LA JORNADA ACTUAL

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

Sígueme en Twitter

ROTULOS CARDONA