Valencia

EL PAPÁ DE “PISA”PONE VERDE AL SISTEMA EDUCATIVO ESPAÑOL (Y CON RAZÓN)

Pedro Hermosilla

El padre del “informe PISA” ha puesto al sistema educativo español al pie de los caballos. Lo malo es que tiene razón. Andreas Schleicher, responsable educativo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE),  el miércoles pasado durante un desayuno informativo de Nueva Economía Fórum puso los puntos sobre las íes, clamando y proclamando lo que algunos llevamos años denunciando en el desierto.

Resumo:

-España no hace la enseñanza atractiva,  nuestros jóvenes se aburren soberanamente en las clases.

-No hemos sabido explicar bien para qué sirve estudiar.

-El aprendizaje en España se basa en repetir conceptos de memoria.

– Es más importante aprender a pensar, como un matemático, como un científico,como un historiador… que almacenar datos para repetirlos en un examen.

-Hay que enseñar menos cosas pero con más profundidad y a conectar unas asignaturas con otras.

-Hace falta un pacto por la educación que la deje fuera de la influencia política.

– Las reválidas son buenas porque ponen el foco sobre qué se debe aprender y qué

(y cómo)se debe enseñar, además de medir la efectividad del sistema educativo.

Esas son las claves según  Schleicher, ¿cuándo nos ponemos manos a la obra? Países hermanos de América, ¿ustedes como lo llevan?

 

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter