Héroes

HÉROES

foto EDICIÓN 3

EL SEÑOR DE LOS LIBROS

Pedro Hermosilla

El héroe atiende por Jorge Alberto Gutiérrez y le adornan cincuenta y cinco primaveras. No es Ministro de Cultura, ni de Educación, ni dispone de asesores, ni siquiera dispone de un chelín proveniente del Gobierno de su país, Colombia. Gutiérrez es basurero, y probablemente haya hecho más por la difusión de la cultura que todos los pájaros implumes ministeriales anteriormente citados.
El asunto principió cuando en unas de sus rondas, recogiendo los desechos de sus vecinos, se encontró con un lote de libros que algún desalmado había condenado al olvido eterno vía trituradora municipal. Entre ellos se encontraba “Ana Karenina” de Tolstoi; empezó a echarle un hojeo, se enamoró de la novela y con ella de la lectura. Ahí empieza la gesta del héroe.
Gutiérrez, el hoy llamado “El Señor de los Libros”, se dedicó a recopilar todo libro que sus conciudadanos más pudientes condenaban al contenedor y a apilarlos en su casa. Sus compañeros de profesión se sumaron desinteresadamente a la cruzada de Jorge Alberto. No tardó en recopilar más de 20.000 volúmenes convirtiendo su hogar en la biblioteca más honrosa del planeta. Abierta a los vecinos para uso y disfrute de todos aquellos que, probablemente, nunca podrían permitirse el acceso a ellos.
Los libros seguían viajando desde las basuras a su casa, a ellos se sumaron las donaciones de particulares una vez corrió la voz de la labor de nuestro héroe; tanto que rebosaron los reducidos límites de su hogar. No se amilanó ante la riada de páginas que se le vino encima y fundó la asociación sin ánimo de lucro “La Fuerza de las Palabras”. Cargó los numerosísimos excedentes en su furgona, y se dedicó a repartirlos por las zonas rurales más desfavorecidas de Colombia a gentes que, como él, están convirtiendo sus casas en bibliotecas. Poniendo en las manos de la gente un libro. Manos condenadas antes a sostener el hambre, la miseria, la incultura y, en el peor de los casos, un arma.
Héroe, Jorge Alberto.
P.S. El Gobierno colombiano sigue sin dar ni un chelín. Acuérdense de Jorge Alberto Gutiérrez cuando un político les prometa difundir la cultura y la educación.

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Suscríbete a nuestra Newsletter

Facebook

Viñeta

Últimos Tweets