Valencia

El cardenal Cañizares invita a ‘reavivar’ la fe y el sentido eucarístico del Corpus Christi

Img. M.Guallart

El arzobispo ha presidido este domingo la misa de pontifical en la Catedral del Corpus Christi

AVAN.- El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha invitado hoy, domingo, durante la misa de pontifical que ha presidido en la Catedral coincidiendo con la solemnidad del Corpus Christi, a “celebrar esta fiesta con la máxima verdad, sin dejar jamás que se trivialice, mundanice, o que pierda su sentido más propio, siempre religioso no cultural”.

Por eso, la Iglesia “debe buscar que esta importante fiesta sea cada día más grande, más religiosa, más intensa y extensamente vivida, más honda, interiorizada y más esplendorosa”, porque “el futuro y presente de la Iglesia, del mundo y de la humanidad entera está en la Eucaristía”, pese a “lo poco que lo valore la gente” e, incluso, a veces, los cristianos, ha añadido.

En este sentido, el arzobispo de Valencia ha animado a todos a “reavivar la fe eucarística y el sentido eucarístico como corresponde a la fiesta solemne del Corpus” porque es “donde tenemos la garantía de servir a los hombres, del amor, y la caridad”.

“Dios que es amor y se entrega en la Eucaristía, cambia el mundo”, y “ello es lo que provoca mayor unidad y civilización de paz”, según el Cardenal que ha expresado que, precisamente, “esto es clave para la revitalización de la Iglesia”. Por ello, “es tan decisivo para la vida de la Iglesia y el mundo la eucaristía dominical”.

Igualmente, el Cardenal ha recordado el ejemplo de “los mártires primeros de la primera Iglesia” que “no dejaron la celebración de la Eucaristía y se dejaban matar por la Eucaristía, porque en ella está la misma vida”. Asimismo, ha citado a Santa Teresa de Jesús y a la Madre Teresa de Calcuta, que “encuentran la fuente del sentido de toda su actuación en el amor, un amor que brota de la Eucaristía”.

Según el cardenal Cañizares, “necesitamos una Iglesia cada día más intensamente eucarística y evangelizadora si queremos una Iglesia que ame y que muestre el amor de Dios y en favor de los más necesitados, de los pobres o los más débiles”. “Sólo así podrá ser una Iglesia misionera y evangelizadora”, ha indicado.

La Eucaristía es “fuente de verdad y de una humanidad verdaderamente nueva”, y en ella está la “alegría de la fe”. Esta alegría “debemos transmitirla, sobre todo, ahora, cuando “es más urgente a causa del extraño olvido de Dios que existe hoy en amplias partes del mundo y en cierta medida también aquí en Valencia, en España”, ha expresado.

En la eucaristía presidida por el Cardenal han concelebrado con él los obispos auxiliares de Valencia monseñores Esteban Escudero y Javier Salinas junto al cabildo de la Seo.

Asimismo, durante la celebración de la eucaristía ha intervenido la Coral Catedralicia acompañada de música de órgano que ha interpretado la misa “Benedicamus Domino” de Lorenzo Perosi y el motete “Jubilate Deo” de Giovanni Gabrielli, entre otras piezas.

Procesión eucarística, a las 19 horas

Esta tarde, a las 19 horas dará comienzo la procesión eucarística desde la Puerta de los Apóstoles de la Catedral y que recorrerá las calles del centro de la capital valenciana presidida también por el Cardenal. Previamente, tendrá lugar en la capilla del Santo Cáliz de la Seo el rezo de vísperas solemnes.

Como es tradicional, en la procesión de la tarde saldrá la custodia de la Seo de Valencia, considerada la más grande del mundo, con 600 kilos de plata y 8 de oro además de perlas y piedras preciosas donadas por los valencianos. La custodia de la Catedral fue diseñada y realizada desde 1942 durante 12 años por el orfebre valenciano Francisco Pajarón.

La celebración de la solemnidad litúrgica del Corpus Christi en Valencia se remonta al siglo XIII, aunque la procesión eucarística fue introducida años después por el obispo Hugo de Fenollet que convirtió a Valencia en la segunda ciudad de España, después de Barcelona, en organizarla.

Otras custodias de gran tamaño en la diócesis

Igualmente, numerosas parroquias de localidades de la archidiócesis celebrarán misas y procesiones del Corpus Christi, entre ellas las que utilizarán las mayores custodias como las de San Juan Apóstol y Evangelista, de Massamagrell; la Colegiata de Xàtiva; la parroquia Santos Juanes de Puçol; el templo parroquial San Pedro, de Sueca; la parroquia Santos Juanes, de Cullera, la de San Jaime Apóstol de Moncada y la de Santa Catalina, de Alzira.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets