Valencia

El Ayuntamiento limpia y draga canales y acequias de la Albufera

Dragado en La Albufera/informaValencia.com

La acequia del Racó de l’Olla y la acequia del Puerto de Catarroja, en el tramo confrontando con el Tancat dels Pescadors

M.H.- Con un coste total de 43.557,58 euros, el concejal de Conservación de Áreas Naturales y Devesa-Albufera, Sergi Campillo, explicó que la medida tiene como objetivo “la preservación de todos los ecosistemas que hacen del Parque Natural, un gran tesoro medioambiental para la ciudad de Valencia”.

Los trabajos se llevaron a cabo en la acequia del Racó de l’Olla, en el tramo confrontando con el Tancat del Racó de l’Olla, y la acequia del Puerto de Catarroja, en el tramo confrontando con el Tancat dels Pescadors, los que han sido objeto de limpieza y dragado por parte del Ayuntamiento, mediante el servicio Devesa-Albufera.

También se ha limpiado y dragado el rastro confrontando con la mata de la punta de Llebeig, junto al Tancat de la Pipa, y se ha reforzado la mota del Tancat de Camot, en el tramo confrontando con la carrera de la Reina, entre el motor y la acequia de la Romana.

Limpieza de canales en La Albufera/informaValencia.com

“Se trata de intervenciones  importantes porque nos permiten obtener un beneficio doble con el dragado de los canales, puesto que de esa forma favorecemos su función hidráulica y damos respuesta a una reivindicación constante por parte de los arroceros, que llevaban muchos años lamentando la falta de intervención municipal en el mantenimiento de las motas”, señaló Campillo.

En el último trimestre del año pasado, el Ayuntamiento ya llevó a cabo el dragado de los canales principales de desguace del lago, con intervenciones en las acequias del Racó de l’Olla, l’Alcatí y la Sequiota. “Tal como nos comprometimos con los agricultores y pescadores del Parque Natural, ya hemos intervenido en estos canales, donde era urgente actuar y seguiremos haciéndolo a lo largo del año”, dijo el concejal.

Los trabajos realizados ahora complementan a los realizados el año pasado, cuando en septiembre se acometió la limpieza de más de 20 kilómetros de canales del Parque Natural, centrándose en aquel momento en el carreró del Saler, desde el Puerto del Saler hasta la Albufera, las rastras de la mata de l’Alteró/Torre en torre, el pasadizo del Roget, el Puerto del Palmar, la acequia de la Reina entre el motor del Canyar y la bifurcación, la acequia de Piules, la acequia de Malta entre el puente del camino de Sollana y la bifurcación y la acequia del Palmar entre Malta.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets