Opinión

Donantes de óvulos o esperma

Vicente Torres

Vicente Torres

Es propio de esta época en la que tantos se sirven de las apariencias o las etiquetas para andar por la vida con la cabeza alta e incluso despreciando a los demás.

Digo que es propio de este tiempo que se considere de mal gusto que se exija a estas personas que sean consecuentes con lo que pregonan. La persona más egoísta del mundo ha de ser tenida por generosa y desinteresada, porque así lo afirma el disfraz o la careta con que se presenta ante los otros.

En este estado de cosas incluso los que hay que consideran un acto altruista el de dar semen u óvulos para que los puedan aprovechar otros. Tratar de explicar que este gesto como mínimo es narcisista serviría de poco. Explicar que hay muchos niños en el mundo en espera de ser adoptados tampoco haría cambiar de opinión a casi nadie.

Hay otra cuestión, no obstante. En realidad, son muchas las que habría que tener en cuenta, pero lo que no se puede pasar por alto es que dar semen u óvulos equivale a abandonar un hijo en un lugar desconocido.

¿No le interesará nunca al donante saber si su hijo, o sus hijos, han llegado a nacer y qué es de ellos?

Pueden haber caído en manos de unos padres igual de irresponsables que los biológicos, o peores. No parece que les preocupe demasiado. Dan lo que tienen que dar y se olvidan. Si a los retoños que salgan se los comen los leones, ni se enteran. Ojos que no ven, corazón que no siente.

Ellos se sienten maravillosos, comprometidos con la sociedad y con el prójimo al que han ayudado en su necesidad, etc.

Las cosas no son a menudo, como parecen, sino que detrás de una fachada aparentemente limpia puede haber una gran montaña de mugre.

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra Newsletter

Opinión

Facebook

Viñeta

Últimos Tweets

mautic is open source marketing automation