Actualidad

La Fundación Broseta entrega la medalla de oro al Rey con motivo de sus XXV aniversario

Entidad creada en recuerdo de Manuel Broseta Pont, jurista, catedrático y político alicantino asesinado por la banda terrorista ETA

La Fundación Manuel Broseta ha entregado hoy en un acto celebrado en el Palacio de la Zarzuel su Medalla de Oro al rey Felipe VI con motivo del vigésimo quinto aniversario de la constitución de esta entidad creada en recuerdo de Manuel Broseta Pont, jurista, catedrático y político alicantino asesinado por ETA en Valencia en 1992.

Una representación del patronato de la Fundación, encabezada por su presidente, Rafael Ferrando, ha sido recibida en audiencia por Felipe VI y ha impuesto la medalla al rey en reconocimiento al papel de la Corona en la consolidación de la democracia en España y la unidad del país.

Felipe VI es el tercer miembro de la familia real reconocido por la Fundación Manuel Broseta. En 2007 el rey Juan Carlos recibió el Premio Convivencia que convoca la fundación por su aportación a asentar la democracia en España y en 2013, recayó en manos de la reina Sofía por su trabajo en favor de los más desfavorecidos.

La Fundación Profesor Manuel Broseta nació el 16 de julio de 1992 impulsada por varias instituciones públicas y entidades empresariales de la Comunitat Valenciana tras el asesinato de Broseta a manos de ETA cuando se dirigía a dar clases de Derecho Mercantil en la Facultad de Derecho de la Universitat de València.

Su objetivo es fomentar los valores de democracia, la tolerancia y el diálogo y mantener vivo el espíritu y la memoria de Broseta, principalmente entre los jóvenes.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets