Valencia

El paseo marítimo de Valencia acogerá 104 puestos de venta

Supone un aumento del 37 por ciento con respecto al año 2016

SM.- Si el año pasado se instalaron un total de 76 puestos de venta al público, este año la cantidad de vendedores que podrán poner su puesto en el Paseo Marítimo de Valencia llegará hasta la cifra de 104 sitios. De hecho, el Ayuntamiento estaba dispuesto a ofrecer en total 107 espacios para colocar paradas.

Todas las personas que están al corriente de sus obligaciones tributarias con las administraciones públicas han tenido autorización y, por tanto, tendrán cabida en este espacio durante los meses estivales.

De este modo, el baremo de puntuaciones sólo ha decidido el orden que determina la ubicación dentro del paseo, sin excluir a nadie. Todo el que ha presentado solicitud y ha cumplido los requisitos de las bases ha obtenido autorización. Incluso las personas que han obtenido cero puntos han podido instalar parada. El sorteo que se ha celebrado hoy ha decidido el empate entre las personas que tenían la misma puntuación.

En los próximos días la concejalía de Comercio publicará en el tablón el listado resultante del sorteo y concederá 5 días para que aporten la documentación y el alta en la Seguridad Social. Si alguien no la aportara, se le excluirá de la resolución de adjudicación, que se dictará una vez comprobada la documentación. Está previsto que antes del 1 de junio las paradas puedan comenzar la venta al público.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets