Actualidad

Prisión sin fianza y comunicada para el expresidente madrileño Ignacio González

González ha declarado durante casi tres horas ante el juez Eloy Velasco. Su hermano Pablo y su cuñado José Juan Caballero se han negado a declarar.Velasco investiga el desvío de fondos del Canal por importe de 23 millones

 

MH.- El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha enviado a prisión sin fianza comunicada al expresidente madrileño Ignacio González, detenido el pasado miércoles en el marco de la operación Lezo, donde se investigan irregularidades en la gestión del Canal de Isabel II, han informado fuentes jurídicas.

Horas antes Ignacio González había negado todas las supuestas irregularidades que le imputa el magistrado, según han informado fuentes jurídicas. Durante el interrogatorio se han reproducido varias conversaciones pinchadas en las que aparece González de interlocutor.

González ha declarado durante dos horas y cuarenta y cinco minutos ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, que investiga presuntos desvíos de fondos de la entidad pública, que fue presidida por el exmandatario madrileño entre 2003 a 2012. Las mismas fuentes han indicado que algunas de las preguntas que le han hecho han versado sobre por qué no denunció ciertas irregularidades a su llegada al organismo en 2003.

Ha sido el quinto detenido en esta operación en prestar declaración durante la jornada de hoy ante el juez, después de que lo hiciese su hermano Pablo González, exdirigente de Mercasa, y su cuñado Juan José Caballero. Ambos se han negado a declarar. También ha pasado ante el juez su hombre de confianza en Latinoamérica, Edmundo Rodríguez, y la secretaria de éste, Clarisa Guerra.

Ya lo hicieron ayer dos exdirectivos del Canal de Isabel II, María Fernanda Richmond y Adrián Martín. El juez decretó prisión incondicional para la primera y bajo fianza de 100.000 euros para el segundo, que ya ha abonado.

Emissao, Brasil

Velasco investiga, entre otras operaciones presuntamente fraudulentas, el desvío de fondos del Canal de Isabel II por importe de 23,3 millones de euros a través de sociedades y filiales en Latinoamérica, tan solo en la operación que supuso la compra de la empresa brasileña Emissao.

Una adquisición por parte de la entidad pública en 2003 sin ningún tipo de control para el “desvío de dinero público madrileño” a “cuentas bancarias de terceros países con opacidad”.

Además, una de las cinco ramificaciones que abarca el ‘caso Canal’ que investiga Velasco estudia un presunto blanqueo de dinero por parte de Ignacio González y la supuesta financiación ilegal del PP de Madrid.

El juez imputa a los detenidos presuntos delitos de pertenencia en organización criminal -un cargo del que de momento no acusa la Fiscalía Anticorrupción-, blanqueo, falsificación de documentos públicos, prevaricación, fraude y malversación de caudales públicos.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets