Cultura

La interpretación de los significados sociales e históricos de la cerámica en el SECAH

En el IV Congreso de la Sociedad de Estudios de la Cerámica Antigua en Hispania (SECAH) – Ex Officina Hispana, entre el 26 y el 29 de abril, en el Museu de Prehistòria de Valencia

Antonio Casañ.- Con la colaboración de la Universidad de Valencia, del Museu de Prehistòria de Valencia de la Diputación Provincial, del Servicio de Investigación Arqueológica Municipal de Llíria y del Museo Nacional de Cerámica, entre el 26 y el 29 de abril y con el título “Opera Fictiles. Estudios transversales sobre cerámicas antiguas de la península ibérica”, se celebra en Valencia el IV Congreso de la Sociedad de Estudios de la Cerámica Antigua en Hispania (SECAH) – Ex Officina Hispana.

La propuesta de la presente convocatoria plantea asumir una perspectiva antropológica y multifocal que permita lecturas interdisciplinares desde la arqueometría, los análisis tecnológicos, tipológicos, contextuales, funcionales, iconográficos, decorativos y cronológicos. La idea central es abrir vías para explorar los significados sociales e históricos de la cerámica presentando reflexiones que enriquezcan las posibilidades de interpretación y de conocimiento que ofrecen esos objetos cotidianos que, como sabemos, están cargados de significados que exceden su propia materialidad. Naturalmente, numerosas aportaciones de las convocatorias de los Congresos de la SECAH han evidenciado ya ese gran potencial desde los temas centrales propuestos en cada ocasión: sobre alfarerías y talleres en el congreso de Cádiz, sobre producciones de imitación en Braga y sobre ánforas en Tarragona. La investigación necesita cada vez más visiones transversales que se interroguen sobre los materiales, su naturaleza y características, así como sus contextos, asociaciones y significados.

El congreso invitará a relevantes investigadores para abrir las sesiones de trabajo en las que se presentarán comunicaciones y se prevé también la organización de la clásica sesión de póster, a presentar en las medidas habituales en congresos anteriores.

Con la meta de que la ocasión permita conocer la realidad arqueológica de Valencia y de poblaciones del entorno, en especial en los aspectos relacionados con los temas tratados en las sesiones de trabajo, se prevé la visita a sitios arqueológicos como el Museo de la Almoina y Cárcel de San Vicente, interesante por sus hallazgos de cerámicas de cronología fundacional y por conjuntos votivos en casas, calles y templos, como el de Esculapio, todo ello situado en las proximidades del antiguo foro romano. El Museo de Prehistoria permitirá a los participantes el conocimiento de las colecciones procedentes de yacimientos ibéricos y romanos de la provincia, y también se considera fundamental la visita al Museo Arqueológico y las Termas romanas de la cercana población de Llíria.

 

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets