Opinión

Confieso que he triunfado

Vicente Torres

He llegado a una edad en la que ya puedo alardear de mi triunfo, uno de cuyos motivos es que no me apetece nada la venganza.

Alguna vez me he imaginado en la situación (la vida es impredecible) en que pudiera llevarla, o llevarlas, a cabo con total tranquilidad. Y no me apetece. Entre otras cosas porque lo de ponerme a la altura de según quienes no me convence. Torcer la ruta vital que uno se ha propuesto para dar satisfacción a unos bajos instintos no parece buena idea. Es mejor dejar que cada uno siga el camino que ha elegido.

Otro triunfo más es el de no desearle ningún mal a nadie, ni siquiera a quienes con toda seguridad me lo desean a mí, o eso han dejado ver. Es cuestión, una vez más, de raciocinio. No gano nada con el mal de otros, salvo si se lo deseo, en cuyo caso lo que gano es vileza, que prefiero dejar entera para otros.

La venganza, la vileza, el deseo del mal para otros, son tentaciones que siempre están acechando, por lo que es vital mantener la cabeza fría para darse cuenta de lo que conlleva su aceptación. Cuando uno discurre y se da cuenta de lo que significan las cosas y las consecuencias que tienen todo resulta más fácil y casi ni siquiera resulta necesario servirse de la fuerza de voluntad.

Comprendo que el título de esta columna puede haber llevado a engaño a más de uno, pero obviamente esa no era mi intención. Él éxito o el fracaso hay medirlos según las metas que se ha propuesto cada uno y éstas pueden ser tan diferentes como el número de personas, aunque lo más frecuente es que muchos se arremolinen en pos de algunas que quizá no merezcan la pena y que, en todo caso, son inalcanzables para la mayoría.

print
Comentarios

3 Comments

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


Cáete siete veces y levántate ocho-proverbio japones.

PAGOS CON PAYPAL O TARJETA DE CRÉDITO (Pulsar Botón "COMPRAR AHORA" )

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

EL PLANTÍO

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos


Alcoy ha revivido este domingo las batallas de la Reconquista con sus Entradas de Moros y Cristianos, declaradas de Interés Turístico Internacional. La coincidencia con el fin de semana y la meteorología, que finalmente ha respetado el día más llamativo de estos festejos, contribuyeron al lleno absoluto, con miles de personas que ocuparon al milímetro balcones y aceras de las principales calles del centro de la ciudad. Tras la primera Diana, que empezó cuando apenas rompía el alba, arrancó desde El Partidor la Entrada Cristiana, que este año corrió a cargo de la Filà Navarros. Desde lo más profundo de los bosques del norte, envueltos en un halo de misticismo, hicieron su entrada las tropas del Capitán, figura que encarnó el veterano festero José Vicente Jornet. Le precedieron grupos de amazonas y bailes de sobrecogedores aquelarres, así como imágenes tan espectaculares como las que dejaron los Zanpantzar, procedentes en este caso del pueblo de Ituren. Estos personajes tradicionales de la cultura vasca, que anuncian la llegada del carnaval agitando sus cuerpos de paja y sus cencerros, deleitaron al público con sus movimientos y contundentes sonidos.
elmundo.es

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

Sígueme en Twitter