Opinión

¿Crisis humanitaria?, y a nosotros qué

Juan E. Daroqui / ECONOMISTA

Hace unos días la ONU declaró que estamos pasando la mayor crisis humanitaria desde 1945. Más de veinte millones de personas, se están muriendo de hambre en Somalia, Sudán del sur, norte de Nigeria y Yemen. ¡Veinte millones!, una cantidad equivalente a casi la mitad de la población de este país.

Y además, como consecuencia de la desnutrición y la falta de condiciones sanitarias, otros millones morirán por las enfermedades derivadas de este estado de las cosas.

Estos cuatro países, en guerra permanente, necesitan con urgencia, según la ONU, 4.400 millones de dólares antes del mes de julio para evitar una catástrofe inminente, “Porque la gente se va a morir de hambre y porque todas las victorias políticas conseguidas con tanta dificultad durante los últimos años van a dar un paso atrás”, ha declarado Stephen O’Brien, subsecretario general para Asuntos Humanitarios de la ONU.

Y ante esto, ¿cuál ha sido la reacción de nuestros líderes? Pues yo no he oído a Mariano Rajoy ningún comentario sobre el asunto, tampoco he oído a Susana Díaz, Pedro Sánchez o a Patxi López decir nada, a Albert Rivera no suelo escucharlo mucho así que no sé si ha dicho algo, y de Pablo Iglesias tampoco tengo noticias de que se haya manifestado ante este grito desgarrado de la ONU. Todos están muy ocupados con los problemas internos y puede que no tengan tiempo de preocuparse por lo que ocurre fuera de nuestras fronteras.

Si en cualquier país vecino ocurre algún desastre con unas decenas de víctimas (dios no lo quiera), rápidamente salen todos a solidarizarse con ellos y a prestar la colaboración que sea menester. Lo que me parece muy bien, por cierto, pero, ¿porqué no se hace lo mismo ante esta llamada de Naciones Unidas cuando están en juego las vidas de millones de seres humanos?

Será porque los que se van a morir son unos cuantos negritos de unos países perdidos por alguna esquina de África.

El descerebrado presidente de EEUU quiere aumentar el gasto militar en unos 54.000 millones de dólares. Con mucho menos de la cuarta parte de ese dinero se solucionaría la crisis humanitaria, sin embargo parece que es más importante gastar en cosas que matan, que gastar en cosas que salvan vidas.

Aquí, en el rescate a la banca nos hemos gastado, según donde lo mires, entre 60 y 100 mil millones de euros y de esos, de momento, en torno a 40 mil millones ya se dan por perdidos.

El Banco Central Europeo dedica cada día unos 2 mil millones de euros a la compra de deuda pública, o sea, unos 60 mil millones mensuales.

Viendo como se manejan los miles de millones de euros o de dólares, ¿no es una aberración que no se puedan conseguir ¡ya! los fondos que solicita la ONU para evitar tantas muertes?

Vaya mierda de mundo en el que vivimos si ningún dirigente con conciencia da un paso al frente para evitar que la segunda mayor crisis humanitaria se consume.

@Rutiguer_JED

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


Cáete siete veces y levántate ocho-proverbio japones.

PAGOS CON PAYPAL O TARJETA DE CRÉDITO (Pulsar Botón "COMPRAR AHORA" )

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

EL PLANTÍO

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos


Alcoy ha revivido este domingo las batallas de la Reconquista con sus Entradas de Moros y Cristianos, declaradas de Interés Turístico Internacional. La coincidencia con el fin de semana y la meteorología, que finalmente ha respetado el día más llamativo de estos festejos, contribuyeron al lleno absoluto, con miles de personas que ocuparon al milímetro balcones y aceras de las principales calles del centro de la ciudad. Tras la primera Diana, que empezó cuando apenas rompía el alba, arrancó desde El Partidor la Entrada Cristiana, que este año corrió a cargo de la Filà Navarros. Desde lo más profundo de los bosques del norte, envueltos en un halo de misticismo, hicieron su entrada las tropas del Capitán, figura que encarnó el veterano festero José Vicente Jornet. Le precedieron grupos de amazonas y bailes de sobrecogedores aquelarres, así como imágenes tan espectaculares como las que dejaron los Zanpantzar, procedentes en este caso del pueblo de Ituren. Estos personajes tradicionales de la cultura vasca, que anuncian la llegada del carnaval agitando sus cuerpos de paja y sus cencerros, deleitaron al público con sus movimientos y contundentes sonidos.
elmundo.es

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

Sígueme en Twitter