Cultura

‘Escuadrón suicida’, puro entretenimiento, nulo guión

Tiene más humor que otras películas de Warner, la ironía de Deadshot (Will Smith) y la locura chispeante de Harley Quinn (Margot Robbie) 

Manuel L. Hermoso / CON PALOMITAS Y A LO LOCO

Tras el duro recibimiento de la crítica a “Batman vs Superman. El amanecer de la justicia”, primer gran intento de la Warner de responder con los cómics de DC (Batman, Superman, Wonderwoman, Aquaman…), a los exitosos films de Marvel (Iron Man, Thor, Capitán América..) y un éxito de taquilla para muchos inferior al esperado, llega la gran súperproducción del verano con unas expectativas también muy altas y que al igual que el enfrentamiento de Superman y Batman, ha sido destrozada por la crítica y ha arrancado de modo espectacular en taquilla no obstante (La última aventura de Batman se desinfló con fuerza tras un excepcional arranque también).

Y visto el resultado artístico del filme, las críticas han sido injustas. Es desde luego un film menos redondo que otras cintas de superhéroe y tiene numerosos defectos (sobre todo de guión y montaje), pero cumple eficazmente su misión de entretener con acción espectacular y sin mensajes ni lecturas trascendentes .

Al revés que los films de Marvel, Warner apostó por un tono más oscuro y menos festivo y chistoso en sus películas, lo cual no gustó mucho a una parte de la crítica salvo en el caso de las películas de Christopher Nolan.

“Escuadrón suicida” sin embargo, tiene más humor que otras películas de Warner, la ironía de Deadshot (Will Smith) y la locura chispeante de Harley Quinn (Margot Robbie) le dan al conjunto un aire más divertido y relajado. Con personajes interesantes en muchos casos y actores con carisma (las interpretaciones de Smith y Robbie son sin duda lo mejor de la película), los principales fallos de la película son un flojo final, demasiado precipitado tras un estupendo arranque y sobre todo un guión vacío y deslabazado.

Partiendo de una premisa prometedora  -el gobierno americano selecciona a un grupo de delincuentes con poderes a los que a cambio de su libertad, conduce vigilados por un grupo de militares a una misión condenada al fracaso frente a una amenaza que el ejército es incapaz de resolver- , es decir “Doce del patibulo” con superhéroes, la película avanza confusamente con una intervención de Joker (un Jared Leto por debajo de sus predecesores intérpretes del personaje), mal explicada e innecesaria y un final poco creíble e ilógico. Sólo los actores mantienen el nivel del film, cuya corta duración y espléndida banda sonora hacen que la acción pase con agilidad, a pesar de esos fallos que no lastran del todo a la película.

Una cinta en definitiva, apta para amantes del cine de acción y del de superhéroes, entretenida y bien interpretada, perfecta para pasar un rato distraído e intenso sin mayores pretensiones.

@ialwilder

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets