Cultura

Artlencia, un gran espectáculo

Iniciativa con el objetivo de dotar de un espacio al talento en danza y artes escénicas

Marina Rico.- Como ya anunciamos desde estas mismas páginas, ayer viernes 8 de julio tuvo lugar la primera edición –a la que esperamos que sigan otra muchas- de una iniciativa en Valencia, destinada a la creación y la danza, Artlencia. El espectáculo se desarrolló en el Carme Teatre de Valencia, que llenó su aforo. Y colmó las expectativas de los asistentes.

El festival constó de una inauguración previa, en que pudimos conocer en qué consiste esta iniciativa, destinada a dotar de un espacio al talento en danza y artes escénicas, de modo que los creadores y bailarines puedan dar a conocer su obra y el público pueda descubrirla y disfrutarla.

Ante los ojos de los espectadores, y tras la presentación-inauguración a cargo del director Manuel Ferrandiz, se desarrollaron piezas de diferentes tipos de danza bajo un hilo conductor común, la danza como un espectáculo integral que supera la sucesión de piezas aisladas. Fantástica la exquisita combinación de la voz en off, los medios audiovisuales que acompañaban las representaciones y la puesta en escena.

La muestra fundió de un modo hábil y atractivo diversas modalidades de danza, desde la danza urbana hasta la académica. Break-dance, ballet clásico, español, contemporáneo, danza jazz y unas pinceladas de rítmica en una miscelánea que iba más allá de lo que el público está acostumbrado a ver.

Un pasaje de Artlencia / MR
Un pasaje de Artlencia / MR

Vestuario, iluminación, proyección y música y, por supuesto, un alto nivel de danza, contribuyeron a crear un ambiente mágico capaz de transmitir mucho más que la satisfacción por nos pasos bien ejecutados. Un espectáculo de los que crean afición, en el que no faltó el mensaje reivindicativo. No olvidemos que el arte siempre aspira a crear un mundo mejor.

Ojalá cunda el ejemplo y proliferen iniciativas de este tipo en nuestra ciudad. Contamos con gran potencial en talento y creatividad, y Artlencia ha sido buena muestra de ello, que esperemos que continúe. Y ojalá también hayan nuevas oportunidades de presenciar este espectáculo que dejo a los espectadores con ganas de más.

Enhorabuena a la organización y a los bailarines que tomaron parte en él. Y gracias por regalarnos momentos inolvidables.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets