Opinión

Policías identificados

Enrique Arias Vega / A CONTRACORRIENTE
Una de las imágenes más chocantes del desalojo de los okupas barceloneses del Banc Expropiat es la visibilidad del número identificativo de los policías en su uniforme.

Se trata, al parecer, de una medida protectora de los derechos ciudadanos, por si algún agente de seguridad se excede en su labor de restauración del orden. De esa manera, no sólo sus mandos, sino también los jueces, los medios de comunicación y hasta los propios manifestantes sabrán de inmediato de quién se trata, con lo que la moderación policial —y no sé si hasta su inhibición— estaría garantizada.

A quienes hemos vivido y sufrido bajo el franquismo, esas imágenes nos sorprenden doblemente, no sólo por la impunidad de que gozaban los famosos grises durante la represión de las manifestaciones ilegales —entonces, todas lo eran—, sino por la autoridad omnímoda atribuida a cualquier guardia de la porra, como se denominaba al nivel más bajo del escalafón policial.

En aquella época, un agente podía, por sus santas narices, detener a cualquiera, donde fuera, sin tener que dar explicación alguna.

Por suerte, ahora vivimos en una sociedad donde todos los derechos están asegurados, aunque algunos beneficiarios de ellos no se lo crean. Tanto es así, que quienes peor lo tienen son los encargados de velar por esos derechos, como sucede con las fuerzas del orden, por ejemplo. ¿Por qué, si ellas se identifican, no hacen lo mismo los manifestantes? De esa manera, si estos últimos se excediesen, también podría aplicárseles fácilmente la sanción pertinente, sin implicar en ellas a otras personas inocentes que se viesen involucradas por su posible violencia.

Sé que esto no es lo guay, ni lo políticamente correcto, ni siquiera lo valiente. Si alguien que protesta cree honestamente en lo que hace, no veo ningún inconveniente en que dé la cara, en vez de embozarse para que no le identifiquen. Pero, claro, reconozco que uno es un antiguo, con otra escala de valores, que cuando se manifestaba durante el franquismo lo hacía a cara descubierta.

Twitter: EnriqueAriasVeg

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

Destruir la Sagrada Familia, el ‘plan A’ de la célula catalana


La célula yihadista responsable del atentado en la Rambla de Cataluña quería destruir un objetivo principal con el uso de furgonetas bomba. Según informan a El Confidencial fuentes de la investigación, su plan A incluía provocar una explosión de enorme magnitud en la Sagrada Familia. Preparaban para ello grandes cantidades del explosivo del Estado Islámico, conocido como TATP o triperóxido de triacetona y bautizado por el terrorismo yihadista como ‘la madre de Satán’, que almacenaban en el piso franco de Alcanar, en Tarragona, y que pensaban combinar con bombonas de butano.(El Confidencial.com)

********************************

Se eleva a 14 el número de muertos por los últimos atentados
Una mujer que estaba ingresada en el Hospital Joan XXIII de Tarragona ha muerto este viernes, lo que eleva a 14 el número de fallecidos en los ataques terroristas en Cataluña, han informado según fuentes de la Conselleria de Salut.

Se trata de la primera víctima entre los peatones que fueron arrollados por un vehículo en Cambrils este viernes de madrugada, antes de que los mossos abatieran a cinco terroristas.

Junto a esta mujer habían resultado heridas otras cinco personas en el ataque en la localidad tarraconense.
***********************************
ATENTADO TERRORISTA EN BARCELONA
Una furgoneta ha atropellado a la multitud que transitaba la Rambla de Barcelona provocando 13 muertes y causando una treintena de heridos. Se trata de un atentado terrorista. El vehículo ha iniciado su recorrido en la confluencia de la Rambla con Plaça Catalunya y ha recorrido 600 metros hasta el mosaico de Joan Miró (Carrer Hospital), atropellando a toda la gente que se encontraba, haciendo eses para causar el mayor daño.

Habría un detenido que estaría relacionado con el atentado. Los autores lograron huir tras el atropello: hay dos personas a la fuga. Uno de ellos ha sido identificado como Driss Oukabir Soprano, con residencia en Ripoll, informan fuentes conocedoras a La Vanguardia. Es originario de Marsella, según su perfil de Facebook, y tiene antecedentes por maltrato.

********************************

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets