Actualidad

Un herido grave tras un tiroteo en Sumacárcer

Un hombre de nacionalidad rumana recriminó sus cantos a un grupo de etnia gitana

iV.com.- Todo ocurrió en la la Plaza de l’Era de Sumacárcer, en dónde se produjo u tiroteo que acabó con un vecino lituano herido tras recibir un disparo en el brazo izquierdo y perder una gran cantidad de sangre.

Poco antes de las 6 de la tarde de ayer lunes, Sumacárcer permanecía recordando los actos de una jornada festiva especial.

De repente, un vecino lituano de algo más de 30 años, de complexión fuerte y 1,90 metros de estatura, que, según fuentes de la investigación, se encontraba bajo los efectos del alcohol, se acercó hasta un grupo de gitanos que, según las mismas fuentes, estaba cantando y tocando la guitarra tras, al parecer, haber consumido también alcohol.

El hombre les recriminó que hicieran tanto ruido y, en ese momento, se inició una pelea que incluyó empujones y algún puñetazo. La gran fortaleza física del lituano hizo que, en una primera instancia, fuera él quien golpeara en más ocasiones a algunos miembros de la otra familia. Sin embargo, la reacción de quienes se llevaron la peor parte fue ir a un domicilio, sacar una pistola de pequeño calibre (22 milímetros) y dirigirse hacia el lituano.

En ese momento, se inició una persecución entre gritos que generó el pánico entre quienes circulaban en ese momento por la calle. “Ha sido horrible. Había algunos niños por la calle y nos tuvimos que esconder», recuerda un vecino, quien afirma que escuchó alrededor de cuatro disparos, uno de los cuales impactó en una pared y otro en el brazo izquierdo del joven perseguido que, según los vecinos consultados, «no es mala persona, lleva unos 15 años viviendo aquí, pero cuando bebe…”.

El hombre, que habitualmente se dedica a tareas agrícolas y estuvo casado, aunque actualmente estaba separado, tuvo que ser atendido de urgencia e incluso se le practicó un torniquete para evitar que siguiera perdiendo sangre por el brazo.

Minutos después de lo ocurrido, la Guardia Civil de Càrcer detenía a dos personas por su relación con estos hechos. “El año pasado hubo un incidente con amenazas de muerte, pero lo de esta tarde (por ayer) ha sido demasiado”, recordó este mismo vecino.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets