Opinión

Que Dios nos pille confesados

Susana Gisbert
Con la Iglesia hemos topado. Eso nos repetimos más de una vez como en su día hicieran el Quijote, por más que estemos en un estado aconfesional, cómo nos dice la Constitución y nos repiten un día sí y otro también.

Pero si el estado es laico, la sociedad en que vivimos no lo es tanto. Cuando hablamos de “religión” pensamos de inmediato en una sola, en la religión católica, la que nos enseñaron en el colegio y en la que impregna muchas de las facetas de nuestra vida sin que en ocasiones seamos conscientes de ello.

Porque seguro que todos, aun los que más firmemente se declaran ateos o agnósticos, hemos dejado escapar un “Dios mío” ante la adversidad y hasta, si me apuran , un “La madre del Amor Hermoso” o cosa parecida. A quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga, Dios los cría y ellos se juntan, a quien madruga Dios le ayuda, a Dios rogando y con el mazo dando, Dios escribe recto en renglones torcidos o el Que Dios nos pille confesados, que da título a este artículo, son algunos ejemplos de la presencia de la religión en nuestra vida diaria, en nuestro lenguaje diario y en nuestro modo de actuar. Y seguro que si se oye un estornudo alguien reacciona inmediatamente con un “Jesús” casi de forma automática.

Y no tiene nada de raro. Muchos de nosotros venimos de un tiempo en que no se planteaba si se era o no religioso, y mucho menos de qué religión. Nos llevaron a un colegio de curas o monjas porque era lo normal, como normal era estar bautizado, hacer la primera comunión, confirmarse si te pillaba en el colegio y hasta casarse por la Iglesia. Y aunque gran parte de los miembros de esa generación no van a Misa más que si se trata de una boda, bautizo, comunión o funeral y, aún así, solo permanecen hasta el final si los novios, el bebé, el niño o el difunto pertenecen a su entorno más íntimo, muchos siguen considerándose cristianos y hasta eso que se ha dado en llamar católicos no practicantes. Algo que asumimos pero que no tiene demasiado sentido. Ser algo pero no practicarlo es algo así como declarar que si pasa algo no me dejen fuera pero no asumo las obligaciones. Algo así como una excedencia por asuntos propios en versión religiosa.

Pero somos así. Y es que es difícil borrar de un plumazo muchos siglos de cultura judeocristiana, y una etapa reciente de imposición de la religión católica como una opción posible. Por eso, señores que tienen mando en plaza en la Iglesia, debieran ser más cuidadosos. En sus obras y en su palabras. Porque hacen flaco favor a su causa con esas declaraciones que no sé si preparan o se les escapan y que ofenden a un sector considerable de la población. A quién es directamente aludido, e incluso a quien no lo es y comulga con la religión y no quiere que en su nombre se excluya a nadie, se practique la desigualdad de trato ni mucho menos que se discrimine. No voy a decir nombres, que a buen entendedor pocas palabras bastan. O más acorde con el tema, se dice el pecado pero no el pecador..

Es doloroso que cuando por fin la Iglesia ha dado con un Papa que está dando muestras de un aperturismo que le honra, decidido a que todo el mundo tenga cabida, lleguen otros que le fastidien el chiringuito, y lo hagan desde su mismo lado de la trinchera.

No sé cómo consienten estas cosas, pero así no creo que ganen clientela. Y basta con entrar un domingo en una iglesia para ver que no andan sobrado de ella.

A si que a ver si es verdad eso de que A quien Dios se la dé San Pedro se la bendiga. Y viceversa. ¿O no?

@gisb_sus

print

1 Comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

Destruir la Sagrada Familia, el ‘plan A’ de la célula catalana


La célula yihadista responsable del atentado en la Rambla de Cataluña quería destruir un objetivo principal con el uso de furgonetas bomba. Según informan a El Confidencial fuentes de la investigación, su plan A incluía provocar una explosión de enorme magnitud en la Sagrada Familia. Preparaban para ello grandes cantidades del explosivo del Estado Islámico, conocido como TATP o triperóxido de triacetona y bautizado por el terrorismo yihadista como ‘la madre de Satán’, que almacenaban en el piso franco de Alcanar, en Tarragona, y que pensaban combinar con bombonas de butano.(El Confidencial.com)

********************************

Se eleva a 14 el número de muertos por los últimos atentados
Una mujer que estaba ingresada en el Hospital Joan XXIII de Tarragona ha muerto este viernes, lo que eleva a 14 el número de fallecidos en los ataques terroristas en Cataluña, han informado según fuentes de la Conselleria de Salut.

Se trata de la primera víctima entre los peatones que fueron arrollados por un vehículo en Cambrils este viernes de madrugada, antes de que los mossos abatieran a cinco terroristas.

Junto a esta mujer habían resultado heridas otras cinco personas en el ataque en la localidad tarraconense.
***********************************
ATENTADO TERRORISTA EN BARCELONA
Una furgoneta ha atropellado a la multitud que transitaba la Rambla de Barcelona provocando 13 muertes y causando una treintena de heridos. Se trata de un atentado terrorista. El vehículo ha iniciado su recorrido en la confluencia de la Rambla con Plaça Catalunya y ha recorrido 600 metros hasta el mosaico de Joan Miró (Carrer Hospital), atropellando a toda la gente que se encontraba, haciendo eses para causar el mayor daño.

Habría un detenido que estaría relacionado con el atentado. Los autores lograron huir tras el atropello: hay dos personas a la fuga. Uno de ellos ha sido identificado como Driss Oukabir Soprano, con residencia en Ripoll, informan fuentes conocedoras a La Vanguardia. Es originario de Marsella, según su perfil de Facebook, y tiene antecedentes por maltrato.

********************************

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets