Cultura

El Cid no estaba muerto, estaba de parranda (parte uno)

Pedro Hermosilla / HISTORIAS PARA UN RATICO

Mi colega Rodrigo se queja, y con razón, de que en el  Pituficapítulo anterior se hablara muy poco de su tocayo “El Cid”,  así que nada más placentero para mí que hacerle caso en esta tarde y de paso dar un poco más la tabarra con las historietas estas de abuelos cebolleta.

Hagamos un resumen muy escueto de su vida y si alguien llega a leer hasta el final, hablaremos de su muerte, o mejor de las aventuras que corrió después de ésta, que son las más curiosas en mi opinión (cojo la información del libro “Polvo eres” de Nieves Concostrina para que conste en acta, por cierto maravillosa,- Nieves, no el acta-, si veis algún libro de ella no dudar en comprarlo por lo que valga).

Rodrigo nació en Vivar…bla bla bla bla…. fue alférez, es decir portaestandarte al servicio del rey don Sancho del que fue colegui en su juventud…bla bla bla …hasta que murió el rey en el sitio de Zamora.

Regresa del destierro el hermano de don Sancho, don Alfonso (de los Alfonsos que hablamos hace poco) y se hace con la corona de Castilla, pero pasando por la humillación de prestar juramento delante del Cid, que ya era un hombretón, de que no tenía nada que ver con la muerte de don Sancho. Ahí empieza a complicarse el partido: el nuevo rey que era muy rencorosito no se la perdona y le coge la matrícula. Resultado: tarjeta roja, expulsión y destierro por apalizar a García Ordoñez, noble castellano y pelota oficial del rey, defendiendo a un reyezuelo sevillano.

Aún así, El Cid se pone al servicio de su señor en cuanto tiene ocasión, el rey lo perdona, lo condena, lo perdona, lo condena… (incluso hace encerrar a su familia y de confiscarle sus terruños en Castilla).

Hasta que a Rodrigo se le hinchan las narices y decide volar solito y manda a freír espárragos a don Alfonso. Conquista Valencia y pone a los pitufos (almorávides) mirando a la Meca cada vez que asoman los bigotes cerca del Turia…bla bla bla bla… Muere en julio de 1099 ( uyyyyyyyy por poco no ve el S XII), a los 56 años y su esposa doña Jimena lo hace enterrar en la catedral de Valencia.

Continuará con El Cid muerto, que tuvo más actividad que Pocholo en Agosto…

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets