Entretenimiento

Bioparc envía dos buitres a Francia en préstamo reproductor

Los conservacionistas alertan del riesgo de extinción de estos “gigantes” del aire a causa del envenenamiento por la utilización del diclofenaco y la caza furtiva

iV.com/CDDYA.-  Bioparc Valencia, comprometido con la preservación de los buitres, ha dado un paso más en estas colaboraciones con el objetivo concreto de proteger a dos especies de buitres africanos catalogadas en peligro crítico por la UICN. Una pareja de buitre de Rüppell (Rueppellii Gyps) y una pareja de buitre encapuchado o alimoche sombrío (Necrosyrtes monachus), que habitan en Bioparc, se han desplazado al zoo de Beauval (Francia) en préstamo reproductor.

La protección de la biodiversidad y de las especies más amenazadas es uno de los pilares de las actuaciones del parque valenciano. En este sentido, se coopera internacionalmente con centros especializados dentro del marco de la EAZA (Asociación Europea de Zoos y Acuarios) participando muy activamente en los programas de reproducción (EEP).

Los buitres africanos se encuentran en peligro de extinción y hace unos meses alertó Bird Life International que 6 de las 11 especies que viven en ese continente se hallan en riesgo de desaparecer. La acción del hombre está detrás de las dos causas principales de su amenazada,  el envenenamiento por diclofenaco y la caza furtiva.

Una investigación, publicada por la revista Journal of Applied Ecology, confirma que el uso de diclofenaco (conocido antiinflamatorio) como medicamento veterinario podría ser el responsable de la muerte de hasta 6.000 ejemplares de buitres leonados en España, que acoge cerca del 95% de la población europea de la especie. Este medicamento es utilizado para tratar el ganado local y ha sido causa de exterminio de poblaciones de buitres en Asia.

Una vez más, esta situación pone de manifiesto la necesidad de entender la conservación en su sentido más amplio y mantener el equilibrio de la biodiversidad como única garantía de futuro. La desaparición de los buitres puede causar una auténtica catástrofe en el medio natural pues, en contra de lo que mucha gente cree, los buitres son animales que cierran el ciclo de la vida en muchos hábitats, pues son los grandes “limpiadores”. De hecho, se sabe que pueden ayudar a parar el contagio de enfermedades porque hacen desaparecer los cadáveres que se pudren, porque debido a los ácidos de los buitres, pueden metabolizar esporas de carbunco que afecta al ganado y en los humanos produce el ántrax.

En Bioparc Valencia viven 10 individuos de especies de buitre: encapuchado, palmero, cabeciblanco, dorsiblanco y leonado. Y podemos conocer más sobre ellos y el importante papel que desempeñan en la naturaleza en la exhibición educativa “El ciclo de la vida”, que complementa la experiencia de “ocio con causa” de la visita al parque y nos muestra la majestuosidad de estos “gigantes” del aire.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets