Deportes

Un Levante sin actitud dice prácticamente adiós a la Liga BBVA (5-1)

El equipo de Rubi, agarrotado y sin nervio, se inhibe en la primera parte y destapa todas sus carencias en la segunda

MH.- Ni una mala patada ni una buena acción. En Los Cármenes pudo verse al equipo de El Madrigal, el de Ipurúa o el de Riazor, es decir, la peor de la caras de un Levante moribundo, sin actitud y sin personalidad, agarrotado, blandito hasta desesperar y despidiéndose agónicamente de la Liga BBVA.

El Granada por su parte, jugó el papel que le correspondía, el de un equipo que quería continuar en Primera y que puso no sin limitaciones claras, todo lo que pudo para conseguir sumar en un partido trascendental para la permanencia.

El encuentro se definió bien temprano, cuándo tras una cabalgada por la izquierda de Morales cuyo servicio al área no pudo conectar Deyverson, en una contra, Success recogió un balón largo, profundizó con velocidad y batió por bajo a Mariño. Era el 1-0, pero quedaba todo un mundo para no conformarse.

Pero no. El Levante, lejos de mostrar algún tipo de reacción, continuó a ritmo de sesión de pretemporada, cómo si nada le fuera en el envite. Tan sólo un disparo alto del individualista Deyverson, sin convición siquiera, fue el mínimo atisbo de coraje tras la ventaja azarí.

Faltaba por echar una manita al conjunto granadino el colegiado aragonés Jaime Latre. Y así, en el minuto 34, señalaba penalti por un roce involuntario del balón en el brazo de Simao. Youssef El Arabi se encargaba de subir el 2-0 al marcador. Se mascaba la tragedia para los 600 granotas que se habían dado la paliza, pensando en la reacción de los suyos.

Antes del descanso, el valenciano Rubén Rochina iba a sentenciar con un remate a servicio de Souccess, ante la pasividad absoluta de la zaga visitante. Era el 3-0 y el fantasmagórico once de Rubi sacaba billete para el trayecto a Segunda.

Al comienzo del segundo acto, el entrenador levantinista sacó a del campo a David Navarro y a Giuseppe Rossi y dió entrada a Camarasa y a Cuero. Dos cambios que cierto es, proporcionaron otro aire a la escuadra de Orriols.

También es cierto que el Granada, con la diferencia en el electrónico, retrasó veinte metros sus dos líneas de contención, esperando la oportunidad de matar el partido a la contra. Y así ocurrió. Porque aún con la posesión de la bola, el Levante sólo tuvo o buscó el recurso del colombiano por banda derecha. Hasta que lo axfixiaron.

Pero los azulgrana comenzaron a pisar área contraria, siempre salvo en el gol de Rubén, por las acciones verticales de Cuero. Y en el minuto 63, Deyverson puso acortar al empalmar una volea que detuvo Andrés Fernández. También disparó duro Cuero en el 65′ con segura intervención del meta rojiblanco.

Porfiaba el cuadro de Rubi por acercarse a la portería contraria y de nuevo una penetración de Cuero no pudo rematarla Verdú, empujado dentro del área. Penalti claro que Latre no quiso ver. Otra carrera de Morales con servicio a Deyverson que remató fuera pegado al palo y un cañonazo de Víctor Camarasa con gran intervención de Andrés Fernandez hacían albergar algún atisbo de esperanza.

Y todavía más cuándo Rubén recogió un servicio largo de Simao, recortó sobre la frontal y disparó certeramente de derecha para acortar diferencias. Era el 3-1. Un espejismo. Ya no quedaba gasolina ni para la aproximación al área rival. El Granada entonces demostró que había dejado el balón y el juego a disposición del rival por propia voluntad.

Peñaranda, sustituto del amonestado Rochina, montó otra contra que terminó con penalti por mano de Orban. Y de nuevo El Arabi marcaba, con feo gesto a Mariño incluído. Era el 4-1. El resultado dejaba bien a las claras lo que había sucedido sobre el césped del nuevo Los Cármenes.

Pero todavía quedaba el descuento para que Simao viera la segunda amarilla que le mandaba al vestuario y para que en otra contra, de nuevo Peñaranda volviera majareta a la defensa del Levante y cediera un balón que El Arabi, tras salvar a Mariño, transformó en el quinto para su equipo, tercero en su cuenta particular.

Derrota pues merecida para un equipo, el de Rubi, que tiene toda la pinta de haber dicho adiós a la Liga de las Estrellas, sobre todo, porque nada tienen que ver sus presencias a domicilio con sus actuaciones en el Ciutat de València. Incomprensible y lamentable actitud de todo el equipo.

Datos del partido.-

Granada CF: Andrés Fernández; Lombán, Babin, Ricardo Costa, Biraghi; Rubén Pérez (Krhin, m.72), Dux; Success (Fran Rico, m.73), Rochina (Peñaranda, m.61), Isaac Cuenca; y El Arabi.

Levante UD: Mariño; Lerma, Navarro (Camarasa, m.46), Medjani, Orban; Morales (Rubén, m.72), Simao, Verza, Verdú; Rossi (Cuero, m.46) y Deyverson.

Árbitro: Jaime Latre (Aragonés). Expulsó por doble amarilla al visitante Simao (m.90). Mostró cartulina amarilla a los locales Rochina, Dux, Biraghi, El Arabi y Ricardo Costa, y los visitantes Rossi, Verza, Deyverson y Camarasa.

Goles: 1-0, m.25: Success. 2-0, m.34: El Arabi, de penalti. 3-0, m.44: Rochina. 3-1, m.82: Rubén. 4-1, m.85: El Arabi, de penalti. 5-1. m.92+: El Arabi.

Partido correspondiente a la trigésimo cuarta jornada de la Liga BBVA disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante 22.500 espectadores, medio centenar de ellos visitantes. Lleno.

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Suscríbete a nuestra Newsletter

Facebook

Viñeta

Últimos Tweets