Valencia

La Generalitat crea un Comité de Expertos para retirar vestigios de la Guerra Civil y el franquismo

Inspeccionarán y catalogarán vestigios relativos al enfrentamiento y la dictadura

Buscar, catalogar y retirar restos de la Guerra Civil y el franquismo. Un grupo de inspectores nombrados por la Generalitat serán los encargados de “limpiar” la Comunidad Valenciana de cualquier simbología de la dictadura, según informa la Generalitat en un comunicado.

El Comité Técnico de Expertos que debe informar sobre la retirada de ciertos vestigios relativos a la Guerra Civil y a la dictadura franquista en la Comunitat Valenciàna mantuvo hoy su primera reunión de trabajo en la sede de la Conselleria de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas, a la que está adscrito.

La consellera Gabriela Bravo, que aprovechó la sesión constitutiva de este grupo de trabajo, agradeció a sus miembros que hayan aceptado formar parte del mismo y destacó la importancia de su trabajo, porque es el soporte fundamental para que cualquier decisión que se adopte sobre esos vestigios se haga “desde el rigor histórico y científico, lejos de cualquier tipo de sectarismo o ánimo revanchista”.

A solicitud de la Comisión Técnica de coordinación para la elaboración de un catálogo de vestigios relativos a la guerra civil y a la dictadura, este grupo de expertos deberá valorar si ciertos vestigios de la guerra civil y la dictadura deben ser incluidos en el listado de los que deben ser retirados o si se dan supuestos o circunstancias que aconsejen mantenerlos en su estado actual.

Asimismo, el Comité de Expertos, tras el análisis del catálogo de vestigios que elabora la Dirección General de Reformas Democráticas, dirigirá por propia iniciativa o a petición de la Comisión Técnica de Coordinación recomendaciones a las distintas administraciones públicas e instituciones presentes en la comunitat sobre su retirada o mantenimiento.

En su primera reunión de hoy, el Comité Técnico de Espertos ha analizado la información facilitada hasta la fecha por las entidades locales así como por las asociaciones que tienen entre sus objetivos los relacionados con la recuperación de la memoria histórica y el “reconocimiento de las víctimas de la guerra civil y del franquismo” y que desarrollan sus actividades en la Comunitat.

El comité está coordinado por el director general de Reformas Democráticas y Libertades Publicas, José García Añón. Entre sus vocales, entre los que se echa en falta a expertos de la Universitat Politècnica de València (UPV), están varios docentes de la Universitat de Valencia, como Ana Aguado Higón, catedrática de Historia Contemporánea; Ester Alba Pagán, profesora titular de Historia del Arte; Cristina García Pascual, profesora de Filosofía del Derecho y miembro del Institut de Drets Humans, y Pascual Marzal Rodríguez, profesor de Historia del Derecho.

También son miembros del comité Eugenio J. de Manuel Rozalén, coordinador técnico de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias; Rosa Monlleó Peris, catedrática de Historia Contemporánea de la Universitat Jaume I; José Miguel Santacreu Soler, catedrático de Historia Contemporánea de la Universitat d’Alacant, y Vicente Muñoz Puelles, miembro del Consell Valencià de Cultura.

Cierran la nómina Antonio Bravo Conderana, subdirector de Patrimonio Cultural y Museos, y Edelmir Galdón Casanoves, jefe de sección de Difusión Cultural, ambos de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deportes.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets