Valencia

El aperitivo: culto universal, delicatessen por entregas

De costumbre popular a ritual gourmet que interactúa sobre nuestros paladares y mantiene intacto su carisma

Tino Carranava

El aperitivo es algo consustancial a la cultura mediterránea. Celebramos que el vermut vuelva a latir con fuerza tras años de olvido. Surge una dinámica muy positiva con la primavera ya consolidada. De hecho cabe la posibilidad de que surja un gran amor gustativo con el aperitivo. Y contra todo pronóstico se convierta en una relación gastronómica estable.

Aperitivo espirituoso, macerado, acompañado de conservas premium, encurtidos de referencia y salazones gourmet. Los grifos de vermut comienzan a invadir las barras, mientras el espirituoso interactúa con cítricos y hielos sobre nuestros paladares. De costumbre de culto popular a ritual gourmet

No rechazamos cometer ningún exceso. Los años pasan, pero el aperitivo mantiene intacto su carisma en cualquiera de sus versiones. Su capacidad no desaparece, se reinventa con la llegada de nuevos locales. Recorremos las nuevas aportaciones al aperitivo caracterizadas por un tributo al vermut. Originario de Francia e Italia cobra prestigio velozmente en el siglo XX en nuestro país. Puede que su consumo no resulte tan familiar al gran público, pero su sombra sigue presente como tendencia gustativa reeditada por imperativo de las modas hosteleras.

Una costumbre con peso histórico hace del aperitivo un clásico con garantías. Múltiples y variopintas versiones. El paladar parroquiano recupera lentamente el ritual matutino con la complicidad gourmet. Bendecimos el callejeo del aperitivo mientras buscamos bares de referencia.

El primer paso, ineludible, es comenzar por Vermúdez (Sueca, 14). Aperitivo simétrico. Torrezno de pulpo es el objeto de nuestro desvelo culinario. Ahora y aquí. Grábenselo a fuego en el paladar Con sentido estético desarrollado se rodea de 45 referencias de vermut. No se repriman vivirán momentos inolvidables. Es un buen momento para apostar. Es tiempo de conquistas.

El aperitivo está decidido a hacerse valer. Pisa fuerte y estrena escenarios. Ultramarinos Agustín Rico (G.V. Germanías, 17). Apuesta gustativa acreditada con resultados garantizados. Nos debatimos entre las conservas premiun y los salazones de referencia. Aperitivos universales y temáticos. El vermú de grifo patrocina el reencuentro.

El aperitivo se reedita con la virtud de estar en el momento adecuado. La hipnosis gustativa es clara pero por alguna razón ha estado escondida mucho tiempo. “Vermuteamos” hasta la extenuación. El careo gustativo se impone: cerveza, vermut y vino nos abordan de forma similar. El clásico aperitivo tras años de abandono accidental se ha convertido en referencia singular, moda fashion para las nuevas generaciones. El retorno cotizado del espirituoso macerado.

El aperitivo gobierna la sesión matutina previa a la comida. Su poder de seducción y de conquista está en alza. Los augurios del vermut son excelentes. Guiño (Gran Vía Marqués del Turia, 12). La calidad flota en la barra.

Otros se han convertido en patria y refugio del vermut con el paso del tiempo. El Almudín (Almudín, 14). Nunca nos decepcionan. Croquetas y ensaladilla. Los Madriles, nueva taberna (Antiguo Reino de Valencia, 48 ). Barras pioneras e históricas conviven como referencias de marcado carácter premium. Casa Montaña ( José Benlliure, 14).

El vermú transforma el devenir del aperitivo, somos pasionales y absorbentes. Fidelidad y lealtad a la bebida favorita aunque se establecen coqueteos con otras identidades vinícolas y espirituosas. Aunque nos recomiendan evitar estas últimas tentaciones con el fin de llegar a destino.

El aperitivo es el hogar del trotamundos vermú, aunque no lo tiene fácil ante la omnipresente rubia y el vertiginoso consumo vinícola, comienza a imponerse como costumbre milagrosa que brota de grifos encastrados, escenificada con especial hincapié, en barras de comentada longevidad. El aperitivo como culto universal, delicatessen por entregas.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets