Opinión

Declaraciones

Juan E.Daroqui / ECONOMISTA

Y no de amor precisamente. Ya ha empezado la campaña del IRPF y los que sí somos Hacienda tenemos que ir preparando la declaración correspondiente, teniendo presente la frase de la abogada del estado en el caso NOOS, de que eso de que Hacienda somos todos solo era un “eslogan publicitario”.

Me sorprende la prisa que tiene la gente en presentar la declaración de manera que llegan a colapsar la web de la AEAT. Mucha gente a la que le sale a devolver la declaración tiene prisa por presentarla, lógico, pero por presentarla una semana más tarde tampoco pasa nada, teniendo en cuenta que Hacienda tiene seis meses para practicar la devolución sin pagar intereses.

Y a los que les devuelven, que no crean que no pagan impuestos. Hacienda no da nada, devuelve lo que ha cogido de más. En términos financieros es mejor que te salga a pagar la declaración, porque eso quiere decir que tu dinero lo has tenido tú en lugar de Hacienda, pero claro, no suele venir muy bien el tener que pagar nada. Incluso los que no están obligados a presentar declaración, pagan impuestos, sobre todo si tienen una nómina, ya que se los han ido ingresando mes  a mes.

Lo que tiene que entender la AEAT es que no estemos muy “ilusionados” con pagar nuestros impuestos, viendo como muchos de los que deberían dar ejemplo, se han beneficiado de tener empresas offshore en paraísos fiscales. Porque ¿para qué sirve tener un offshore?.

En el mejor de los casos, haciendo todo de manera legal, para pagar menos impuestos en su país. Así lo dijo claramente Bertín Osborne. Además, dijo que cuando vivía en Miami era normal tener este tipo de empresas, vamos, todo el mundo las tenía y el que no era un “pringao”. Para los que vivíamos en Benimaclet no es normal tener empresas en paraísos fiscales para “optimizar” nuestros impuestos, ¡qué pena!.

En el resto de los casos, las empresas offshore sirven para hacer cosas nada legales, como blanquear capitales, evadir impuestos a través de testaferros o manejar dinero de procedencia ilegal.

El exministro de industria tuvo empresas de estas, el exministro de economía y exdirector del FMI también, y otros muchos personajes que alardean de españolidad y patriotismo más de lo mismo.

Aquí cuando se trata de la pasta gansa no hay patriotismo que valga, “lo mío pa mí” y cuanto más mejor, y si luego no hay dinero para el desempleo, sanidad, educación o dependencia, pues lo siento mucho. ¡Qué se jodan! (Andrea Fabra dixit).

Hasta el que fue presidente del gobierno, señor Aznar, ha intentado marcarse un “Monedero” poniendo ingresos que deberían tributar por el IRPF, para que tributen por sociedades, que le sale más barato. Y este no puede alegar desconocimiento ya que fue funcionario de Hacienda como inspector de finanzas del estado. Sabía perfectamente lo que hacía.

Encima, a todos estos sujetos parece que les cabrea que se les pidan explicaciones, pero es que además es tontería hacerlo. El motivo de tener empresas en paraísos fiscales es eludir al fisco, de manera legal o ilegal. No hay más explicación.

A mí me cabrea que a muchos no se les pueda exigir nada porque ya han regularizado su situación gracias a la amnistía fiscal que aprobó el gobierno del señor Rajoy. Me cabrea cantidad.

Pues nada. Yo no tengo prisa en presentar mi declaración, cuando se me pase algo el enfado, empezaré a ponerme a ello, y como me saldrá a pagar, la presentaré el último día.

¡Vaya mierda de consuelo!.

@Rutiguer_JED

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets