Opinión

¿Y por qué no? Oremos

Miguel Ortiz

Miguel Ortiz

Me he venido arriba. Y tengo ganas de contar una anécdota. Todo comenzó el 10 de abril, bueno, mejor dicho, unos días antes. Mis compañeros Manuel Huerta, Pedro Hermosilla y Tamara Ureña, ésta en silencio, comenzamos a rezar, sí, a rezar. Los miércoles compartimos tertulia en la Radio Municipal de Manises (105.7 FM) y, lo que arrancó siendo un intercambio de opiniones e información en el programa ‘A pie de campo’, se ha convertido en una gran amistad. Los teníamos de corbata al ver la situación del Valencia en la clasificación, coqueteando con el descenso.

El señor atendió nuestras súplicas; le derrotamos al Sevilla en Mestalla y, una semana después, al FC Barcelona en el Camp Nou. Vamos que vencimos a los vigentes campeones de la Europa League y de la Liga de Campeones. Ahí es nada. Y la permanencia ya es un hecho. No estamos para celebraciones, por supuesto que no, ya que la temporada es catastrófica pero no me rindo. Viendo lo que está pasando en la cabeza de la clasificación, todo es posible.

El conjunto blanquinegro suma ahora mismo 40 puntos, está a sólo uno del octavo clasificado, el Málaga, y a nueve del Sevilla que es séptimo. Restan únicamente cinco jornadas para la conclusión del campeonato o, lo que es lo mismo, 15 puntos en juego. El cuadro de Pako Ayestarán luchará por acabar lo más arriba posible al final de Liga. ¿Y por qué no podemos acabar séptimos? Claro que sí, soñar es gratis. Hay que ir partido a partido, hacer pleno y rezar, seguir orando.

La llegada del preparador vasco le ha cambiado la cara por completo al Valencia, lo que era un equipo deambulando sobre el terreno de juego se ha convertido en un bloque que sabe a lo que juega, en defensa y en ataque. Y como muy bien dijo el maestro José María García en el Ateneo Mercantil, el club de la capital del Turia es muy grande y merece pelear por todas las competiciones.

Los directivos ya están trabajando en la planificación deportiva de la próxima temporada, en conformar un proyecto ambicioso que devuelva al conjunto blanquinegro al sitio que se merece, entre los cuatro primeros de la clasificación. El objetivo prioritario del curso 2016/2017 debe ser volver a meterse en Liga de Campeones y ganar la Copa del Rey para ilusionar a una afición muy desencantada. Mientras tanto, los jugadores, tienen la obligación de acabar la temporada séptimos u octavos y nosotros, rezaremos por ellos. Oremos.

@Miguelortiz1974

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Suscríbete a nuestra Newsletter

Facebook

Viñeta

Últimos Tweets