Opinión

Otegi y Mandela

Enrique Arias Vega /A CONTRACORRIENTE

Me indigna la equiparación interesada y grosera que algunos hacen del dirigente abertzale Arnaldo Otegi y Nelson Mandela, autor de la reconciliación de blancos y negros en Sudáfrica.

Me parece inicua la equiparación no ya por asimilar el régimen del apartheid racista que encarceló a Mandela con la España democrática donde los compañeros de Otegi pueden decir lo que quieran en el Parlamento nacional. Tampoco por las condiciones carcelarias de uno y de otro, siendo incomparables las instalaciones de la prisión de Logroño con el durísimo penal de la isla Robben, en la que Mandela pasó gran parte de sus 27 años de reclusión.

No. Lo que me repugna es que Otegi no busca el encuentro, sino la derrota del adversario, no predica el perdón de lo ocurrido, sino la justificación el dolor causado, y no pretende integrar, sino crear una sociedad que excluya a sus oponentes.

Justo lo contrario, ya ven, de lo que intentó Mandela, autor de la Constitución más democrática del mundo en el plural “país del arco iris” que él supo crear. Bajo su presidencia funcionó la Comisión de Reconciliación que exoneró de sus crímenes a todos los que públicamente los reconocieron, ya fuesen blancos racistas o miembros de su propio partido.

Consiguió integrar y no separar, hacer un único país, sin dejarlo en manos de revanchistas ni permitir que lo destrozase el enfrentamiento de unas etnias con otras. Llegó a compartir el Premio Nobel de la Paz con su rival Frederick de Klerk y hasta hacerse amigo en prisión de su propio carcelero, James Gregory, como testimonia el filme Adiós Bafana.

Comparar a aquel hombre excepcional con la turbiedad política de Otegi es una mezquindad, pero sobre todo un insulto a la inteligencia.

@Enrique AriasVeg

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets