Valencia

Ocho normas de Valencia para circular en bicicleta

El Ayuntamiento elabora una guía de recomendaciones y buenas prácticas para ir en bicicleta por la ciudad

El Ayuntamiento de Valencia, con motivo del Día Mundial de la Bicicleta, ha elaborado unas normas para el uso de la bici para circular por la ciudad que va a distribuir por las tiendas de alquiler colaboradoras.

Normas y recomendaciones

1. En Valencia las bicicletas deben circular por los espacios habilitados para los ciclistas. En ausencia de estos, por la calzada, junto al resto de vehículos. En este caso podréis utilizar cualquier carril pegado a la acera, el que os sea más conveniente a vuestro rumbo. Recordad que es aconsejable circular por el centro del carril, una buena práctica que ayuda al ciclista a mantener su espacio en la vía y a ser respetado.

2. En calzada, además, solo se puede circular en el mismo sentido permitido al resto de vehículos, solo en dirección contraria cuando esté específicamente previsto.

3. Se aconseja extremar la precaución en las intersecciones, especialmente en carriles bici cuando cruzan con la calzada.

4. En tu conducción debes ser visible, especialmente por la noche será necesario el uso de luces homologadas en la parte frontal y posterior de la bici.

5. Recordad, por vuestra seguridad y la del resto de personas, que no está permitido circular usando auriculares o utilizando dispositivos móviles.

6. Por la acera está prohibido circular, a menor que sobre ella haya un carril bici o esté expresamente indicado. En estos casos, la velocidad no excederá los 15km/h. En zonas o calles peatonales, cuando no exista señal de prohibición y exista un paso libre superior a 3 metros,está permitido circular en bicicleta, siempre teniendo en cuenta la preferencia del peatón, manteniendo una distancia con éste de 1 m y manteniendo siempre una velocidad moderada igual o inferior a los 10 km/hora.

7. Tanto en calzada como en carriles bici, respeta las señales viarias y las preferencias de paso. Avisa anticipadamente de tus movimientos y giros con los brazos. Ser previsible ayuda a tu seguridad y a que los demás conozcan tu trayectoria. Si no conoces bien la ciudad, antes de iniciar la ruta planifica tu recorrido. Y si dudas o te prierdes, pregunta antes de tomar una decisión arriesgada.

8. Para estacionar la bici hay aparcamientos instalados por toda la ciudad. En caso de que no los hubiera a una distancia menor de 50 m de vuestro destino o los que hubiera tuvieran todas las plazas ocupadas, podréis encadenarla en el mobiliario urbano (excepto árboles, farolas y elementos pegados a fachadas), siempre quedejéis un espacio libre de 1´5 metros para el paso de peatones.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets