Opinión

Cartas al director

Cartas al Director

Cristina Téllez

Efecto Francisco: se instaura ya la profanación eucarística

No ha transcurrido ni una semana desde la presentación de la nueva exhortación papal y el Pdte. de la Conferencia Episcopal de Filipinas ya ha ordenado dar la comunión a los adúlteros, sin esperar al pronunciamiento de los obispos porque, afirma, la “misericordia (según Bergoglio)” no puede esperar. La misericordia aquí sufre una errada interpretación ya que la compasión real es decir la verdad a aquel que no vive según las leyes de Dios, poniendo en grave riesgo su vida espiritual aquí y más allá de la muerte.

Admitir a los que no están en gracia de Dios, por convivir en una relación irregular (divorciados recasados, matrimonios civiles o uniones libres) representa una afrenta para ellos pues se les engaña respecto a las condiciones necesarias para recibir a Jesucristo-Eucaristía y agravian mortalmente al Dios que se entrega en cada hostia, haciendo de cada comunión un paso condenatorio más.

Pero la masonería infiltrada en la Iglesia Católica ha buscado siempre atacar para luego destruir el don mayor que ésta tiene: a Dios eucarístico, y si primero trabajó para quitarle toda reverencia y respeto con el fin de difuminar y hasta eliminar la fe en la Presencia Real, ahora la agrede empujando a los adúlteros y fornicarios a profanarla.

Estamos en el final de los tiempos, según los profetas modernos y varias apariciones marianas. Un Aviso del Cielo en el que todos veremos nuestra alma como Dios la ve y nos incitará al arrepentimiento, un Milagro para reforzarnos en la fe antes de que el Anticristo haga su aparición, un gran Castigo de fuego y agua a nivel planetario para arrancar de la tierra a demonios y a sus acólitos y finalmente una Era de Paz, son las etapas por las que pasará esta generación. El Falso profeta del Apocalipsis ya está entre nosotros y los católicos deben resistirlo pues habla palabras que no son de Dios, y mueven a ofenderlo en lugar de procurar la salvación de las almas, misión primordial de la Iglesia Católica según la voluntad de Jesucristo, su Fundador.

Cristina Téllez

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Suscríbete a nuestra Newsletter

Facebook

Viñeta

Últimos Tweets