Educacion

La Mesa por la Educación acusa de falta de transparencia a la Consellería

-Critica que se convocara a los directores de Centros a una reunión sobre una normativa todavía no aprobada ni publicada

-Sobre la creación y supresión de unidades destaca que se ha hecho como siempre, plazos de presentación, de comunicación y de alegaciones totalmente diferenciados entre unidades públicas y concertadas

-La incertidumbre y el malestar es total ante la falta de tacto, transparencia y comunicación de la Generalitat con familias, centros y docentes ante el próximo período de matriculación

iV.com.- El portavoz de la Mesa por la Educación en Libertad, Vicente Morro, ha afirmado que “la falta de transparencia de la conselleria de Educación está angustiando a muchas familias valencianas que carecen de la información para poder matricular libremente a sus hijos a unas semanas de comenzar el proceso”.

La Mesa por la Educación en Libertad se ha reunido para analizar diferentes actuaciones de la Conselleria en la última semana que constata la falta de planificación y previsión ante el próximo período de matriculación en los centros de enseñanza sostenidos total o parcialmente con fondos públicos.

En este sentido, Vicente Morro ha criticado la falta de organización y el aumento de la incertidumbre entre los directores de centros tras la reunión que se ha celebrado en la Conselleria para explicar la nueva forma de insertar los datos en Itaca (base de datos de gestión de la Conselleria con los centros) para la matriculación de alumnos. “No había suficiente aforo, las explicaciones fueron demasiado técnicas, se hacía referencia a algoritmos de concurrencia que nadie comprendía…pero la principal queja de muchos de los asistentes fue que se habló de una normativa que ni está aprobada, ni publicada ni se conoce en su totalidad”.

Para el portavoz de la Mesa, la demostración más clara de la falta de transparencia fue que “muchos de las diapositivas proyectadas tenían campos ocultados o ensombrecidos porque contenían información no publicada todavía. Muchos de los participantes nos han trasladado que se habló de unos documentos que no están aprobados en ningún sitio ni avalados legalmente por ninguna normativa en el momento de la reunión”.

“Nos preguntamos dónde se ha quedado la transparencia de la que tanto han presumido en la Generalitat porque no hay transparencia en los plazos de publicación de la normativa o en los criterios matemáticos que se han usado para elaborar un algoritmo de admisión”, ha apuntado Morro.

Falta de transparencia en los datos de unidades escolares

Sobre los datos que ha presentado la conselleria de Educación sobre el arreglo escolar, la Mesa por la Educación ha criticado que también existe una total falta de transparencia en las cifras, ya que sólo se han facilitado a la prensa unos datos globales,  31 unidades de la concertada se eliminan, aunque no se han explicado los criterios que se han usado para tomar esa decisión.

“Ni las direcciones de los centros, ni las familias, ni los docentes sabemos nada, sólo lo que hemos leído, porque la Conselleria va a comunicar de forma individual a cada centro si tiene unidad concertada o no, por lo que la incertidumbre  y el malestar es importante ante la falta de tacto, transparencia y comunicación de la Generalitat en  este tema tan importante”, añadiendo que “ha quedado claro que el equipo directivo de la Conselleria ha preferido un titular que la tranquilidad de la comunidad educativa valenciana”, ha insistido el Portavoz.

En este sentido ha añadido que “esperemos no se dé el hecho de que a la hora de matricular a un niño no se tenga la seguridad de que el aula esté concertada, porque somos la única autonomía que a estas alturas todavía no ha publicado el decreto de admisión de alumnos”.

Asimismo, Vicente Morro ha apuntado que la Mesa por la Educación ha constatado que se han seguido dando los datos de unidades de los centros públicos y concertado de forma separada, “como siempre  se ha hecho hasta el momento, plazos de presentación, de comunicación y de alegaciones totalmente diferenciados. Ayer lo único que hicieron fue sumarlos para presentarlos ante los medios de comunicación.

“Vamos a estudiar la situación en la que quedan los centros concertados con unidades suprimidas porque la libertad de elección de las familias está por encima de todas las puestas en escena de la Conselleria y no vamos a tolerar que se vulnere”, ha concluido.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets