Valencia

Mionix, de la mano de eCrafters, abre tienda para los amantes de los e-Sports

Los ratones, teclados, auriculares gaming y alfombrillas de alta gama de la marca sueca para jugadores extremos, entran por la puerta grande en Valencia

iV.com.- Mionix, la marca de periféricos de altas prestaciones para los jugadores más exigentes, aterriza en Valencia, la ciudad más relevante del universo gaming nacional. Y lo hace de la mano de eCrafters, una nueva tienda situada en la calle Segorbe 10 que se inauguraró el pasado 9 de abril y donde los jugadores más curtidos encontrarán los mejores periféricos.

eCrafters ofrece a los usuarios valencianos una atención personalizada, una amplia gama de productos y un extenso conocimiento del mundo gaming, aspectos que lo convierten en un aliado de excepción para acercar a los usuarios toda la gama de productos Mionix.

Los jugadores de Valencia podrán disfrutar así del carácter Craftmanship que define a los productos de Mionix. Este concepto, que se puede traducir como artesanía de precisión por el extremo cuidado al detalle y la calidad de sus productos, es el que hace posible que cada uno de los periféricos de la marca sueca, supere las expectativas del gamer más exigente. Una filosofía que coincide a la perfección con la visión de eCrafters.

Valencia está considerada la meca del sector: no en vano, en 2008 consiguió organizar el, hasta la fecha, más exitoso evento de Campus LAN Party con alrededor de 9.000 asistentes. Igualmente, el festival Dreamhack ha logrado cifras de auténtico escándalo en sus últimas ediciones, llegando a la importante cifra de 30.000 asistentes y copando un 25% de ancho de banda de la ciudad en su última edición.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets