Actualidad

El seguro, un sector sin crisis

Expertos explican cómo sacar más provecho a sus pólizas

iV.com.- El usuario de seguros suele tener la percepción de que las pólizas no cubren todos los siniestros y que se puede “inflar” la cuantía de dichos siniestros para cobrar más. Lo que no saben es que seguramente tengan una póliza desactualizada o que ésta les cubre servicios de los que no tienen conocimiento.

En un encuentro celebrado en el diario ABC, Mónica Setién desvela en un artículo varias y esclarecedoras conclusiones de los representantes de distintas compañías de seguros e incluso un detective especializado en fraudes en el sector.

Así, Jaime Ortiz, director comercial y de marketing de ASISA, ha resaltado las nuevas estrategias de las compañías aseguradoras. En Asisa, entidad dedicada exclusivamente a la salud, estas estrategias han pasado, basicamente, por la diversificación, aunque realmente no es un sector que haya sufrido mucho la desacelaración, “la contratación en seguros de salud no ha llegado a decrecer, pues aunque la crisis llegó a las familias y este es uno de los gastos de los que se prescinde, las empresas siguen apostando por ofrecer a sus empleados este servicio, y ello ha ayudado a sostener las ventas”.

Para Jesús Segura, director técnico actuarial de AMA, las compañías de seguros han sabido mantenerse gracias a que durante los años de bonanza guardaron capital para poder afrontar posibles eventualidades “aunque ha habido un cambio de tendencia en las familias, estas han renegociado sus pólizas para no perder coberturas, lo que a la larga ha beneficiado a un sector que no ha perdido muchos clientes”.

En esta línea se manifiesta también Amador Moreno, director general de Aviva Vida y Pensiones, que resalta que el de los seguros es “un sector acíclico en el que no se dan ni grandes remontadas ni tremendas crisis. Guardamos en los buenos momentos para poder afrontar los problemas”. Añade que “el mundo del seguro se ha ido reinventando para adaptarse a los tiempos y a los nuevos requerimientos de los clientes”.

Por otra parte apunta que “los buscadores como Rastreator o similares nos hacen trabajar más el mundo digital para ofrecer mejores servicios”.

Incidencia del freaude

Una visión distinta es la que aporta Agustín Ruiz, director de la agencia de detectives Indaguer, el cual afirma que durante los años de la crisis la incidencia de fraudes se ha incrementado y, por ello, han sido muy necesarios los servicios de investigación: «por cada euro invertido en estos servicios las compañías se han podido ahorrar hasta 43 euros».

El problema muchas veces es que el fraude a las compañías de seguros «está bien visto» y las penas que se aplican son muy pequeñas. “Un engaño a una compañía por miles de euros puede entrañar sólo 4 meses de condena», además —añade— «al ser un delito semiprivado, la fiscalía insta a la aseguradora a personarse como acusación particular y estas, por imagen acaban dejándolo pasar”.

Ante estas aseveraciones, Amador Moreno reflexiona y afirma que el problema es que “las propias compañías no han sabido comunicar bien, son un negocio que suele estar en segundo término aunque sea muy sólido económicamente”. Jaime Ortiz afirma que lo verdaderamente importante es la transparencia, “el cliente debe estar informado puntualmente de las actualizaciones para no llevarse sorpresas”.

Aprender a usar el seguro

En cuanto al miedo de la gente a que su seguro no le cubra sus siniestros, Jesús Segura explica que las cosas han cambiado mucho en este tema, “esa es una filosofía antigua, actualmente lo que se hace es quitar las posibles exclusiones y subir un poco las primas para que no haya sorpresas”. En este sentido, Agustín Ruiz apostilla que también habría que aportar más pedagogía, “las compañías tienen que enseñar a los clientes a utilizar los seguros”. El detective afirma que incluso se dan casos de personas que no saben que tiene cubiertos determinados riesgos, “hay gente que infrautiliza su póliza. El usuario no conoce las coberturas y a veces se le informa en el momento de dar un parte”.

En cuanto al perfil del contratante de seguros varía mucho en función, por ejemplo, de la edad. La gente más joven, a partir de 25 años, suele contratar cobertura básicas de hogar. A partir de los 30 años hasta los 60 se van ampliando la cartera contratada con el seguro de coche, salud… Y después, a partir de los 65, sube la demanda de seguros de decesos. La contratación de seguros está muy ligada al poder adquisitivo y al nivel cultural. En la actualidad los clientes piden seguros que cubran casi todo y además reclaman una atención inmediata.

Presencia en Redes Sociales

Para bien o para mal, las redes sociales están presentes en nuestra vida y sirven de altavoz para cualquier tipo de queja, también en el caso de los seguros pero, sin embargo, cuando las compañías hacen algo bien o cubren algo que no está incluido en las coberturas básicas, nadie suele contarlo en las redes sociales.

Las nuevas tecnologías, que como hemos visto, en algunas ocasiones perjudican a las compañías, en el caso de la atención al cliente, sin embargo, colaboran en dar servicio inmediato al nivel de las exigencias de las generaciones más jóvenes. En palabras de Jaime Ortiz “los clientes exigen la atención que tienen en otras empresas aunque estas no sean de seguros. Quieren todo ‘ya y ahora’ y ese es el reto de las aseguradoras”.

Las expectativas del sector son muy buenas. Jesús Segura asevera que “a España le queda mucho camino por recorrer para estar a la altura de otros países en cuanto a polizas contratadas”. Amador Moreno, cuya empresa es multinacional, augura una buena época para el sector, e incluso añade que “nuestro país es un mercado muy atractivo para la inversión”.

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

Últimos Tweets