Deportes

El Levante pone un pie en el abismo (1-0)

Ante un flojo Betis, los de Rubi contemporizaron con exceso y Rubén Castro sentenció

iV.com.- Después de jugar una buena primera mitad, en la que fue mejor que el conjunto bético, en la segunda, Rubi reaccionó muy tarde con los cambios y al equipo le faltó mordiente arrriba para hacer daño.

Un partido que en líneas generales fue muy flojo técnicamente, sin apenas acciones de peligro en las respectivas áreas, pero que mantenía la emoción por lo mucho que se jugaban los contendientes, con la grada del Villamarín silbando sin tregua a los suyos.

La única ocasión de gol le sirvió al Betis para llevarse un triunfo de oro frente a un Levante que casi se despide de la Liga BBVA, con un  gran remate de cabeza del canario Rubén Castro (17 goles). La jugada de Cejudo, a falta de nueve minutos para el final, abre por todo lo alto la Feria en Sevilla y salva la bronca general que se presumía.

Antes fue el Levante el que gozó de dos clarísimas ocasiones de gol. Primero falló Verdú lo más fácil (11’) y después Madjani gracias a un cabezazo (33’) que sacó el meta Adán. En la segunda mitad empeoró el panorama. El cansancio y los nervios pasaron factura y tanto el Levante como el Betis, no encontraban el camino de la resurrección.

Rubi tardó demasiado tiempo en descubrir las grietas defensivas verdiblancas y tanto Morales como Deyverson aparecieron sin tiempo apenas cómo para entrar en el ritmo de partido. Y así, fue el Betis el que logró el pleno en su único disparo a portería.

Mariño no se lo creía aunque el remate de cabeza del canario fue estelar. Espectacular diana de Rubén Castro que rubricó Adán (93’) en la única aparición de Morales, muy forzado. El drama levantinista empieza a estar servido.

 

 

 

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets