Actualidad

La acumulación de causas complejas colapsan los juzgados valencianos

Los juzgados de Instrucción de la ciudad de Valencia investigan hasta 38 casos complejos, muchos de ellos de corrupción política

iV.com.- El ‘caso Imelsa’, el ‘caso Palau’ o el ‘caso Blasco’. En este tipo de procesos,  el juez necesita más tiempo para llevar a cabo la investigación previa al juicio y en las que se puede ampliar el plazo de instrucción de 6 a 18 meses.

Así, los juzgados de Instrucción de Valencia se encuentran ya casi colapsados, aunque el Juzgado de instrucción 15 de Valencia -caso Emarsa-, el el 18, encargado de ‘Imelsa’, que tiene como pieza separada la ‘Operación Taula’ y el 21 que se instruye el ‘caso Blasco’ o el accidente de metro, ya disponen de un juez de refuerzo.

El decano de los jueces de Valencia, Pedro Viguer, ha presentado este jueves estos datos en una rueda de prensa ofrecida en la Ciudad de la Justicia para ofrecer las estadísticas correspondientes a la actividad de los órganos judiciales de la ciudad durante 2015.

Viguer ha explicado que la necesidad de plantear “una reforma de los procesos penales en España”. Sobre la nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim), ha criticado: “Encima nos marcan un plazo de tiempo, como si los tiempos dependieran del juez. Dependen de peritos, informes, etc”.

Asimismo, ha comentado que se propusieron 58 medidas para agilizar el proceso de instrucción y “se ha hecho caso omiso”. Entre estas propuestas figuraba la creación de un cuerpo de policía judicial, juzgados especializados en corrupción o un cuerpo de peritos.

El decano ha criticado que “no se crean plazas judiciales y las que se crean no dan ni para cubrir jubilaciones” y ha asegurado que a los jueces les gustaría “que la ciudadanía estuviera orgullosa del sistema judicial” pero, ha añadido, “no ocurre”.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter