Actualidad

Cumbre de Justicia en Valencia

Ministerio y comunidades con competencias en Justicia intercambian experiencias, problemas y soluciones para sus políticas de personal

iV.com.- Representantes del Ministerio de Justicia y de todas las comunidades autónomas con competencias en la materia se han reunido en la Ciudad de la Justicia de Valencia para intercambiar puntos de vista sobre las políticas que afectan al personal que atiende los juzgados, tribunales y fiscalías españoles.

La ‘cumbre’ se ha producido en el marco de las jornadas “La modernización de la Justicia: el factor humano”, organizadas por la Conselleria de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas con la intención de que, durante dos días, ministerio y comunidades compartan experiencias, problemas detectados y soluciones aportadas en sus distintas políticas de personal.

Como ha explicado la consellera Gabriela Bravo, “la estrategia de modernización de la administración de Justicia valenciana pivota sobre dos grandes ejes: la implantación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, que tan eficientes resultados ofrece en aquellos campos que han sabido aprovecharse de los recursos que ofrece, y el segundo, como indica el enunciado de estas jornadas, el factor humano”.

La consellera ha recordado a los asistentes que desde hace semanas echó a rodar el proceso de implantación en la Justicia valenciana de la nueva oficina judicial y fiscal regulada en la ley 13/2009, que nunca se desarrolló en la Comunitat Valenciana. “Y lo hemos hecho conscientes de que, por encima de la tecnología, el elemento nuclear de cualquier proceso de cambio y evolución son las personas que trabajan en las distintas oficinas judiciales y fiscales”, añadió.

La implantación de la nueva oficina judicial requiere reestructurar las plantillas, reordenar los protocolos de trabajo, racionalizar los mecanismos de trabajo y mejorar las condiciones de trabajo de los empleados públicos. Y, para ello, tanto el ministerio como las comunidades con competencia en la materia han negociado y establecido con los representantes de los funcionarios condiciones que, en no pocas ocasiones, son no sólo muy diferentes sino incluso contradictorias entre sí.

Ante esa situación, las jornadas buscan detectar criterios comunes homologables para todas las administraciones que permitan coordinar estas políticas en aspectos como jornada y calendario laboral, las retribuciones, las sustituciones y comisiones de servicio, la formación, las bolsas de interinos o las guardias judiciales.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets