Opinión

Vezo, ¿por que no te callas?

Miguel Ortiz

El vestuario del Valencia es un polvorín, su estado actual es de absoluta descomposición, disolución. Y el mejor ejemplo lo vimos en el entrenamiento del domingo en la ciudad deportiva de Paterna. Cuando se disponían a salir al terreno de juego los futbolistas tras la derrota contra Las Palmas, Rubén Vezo no tuvo otra idea que dirigirse a los medios gráficos con una ‘peineta’.

Es la hora de remar todos a una, cada semana que pasa, el conjunto blanquinegro está más hundido en la tabla, más cerca del pelotón de cola de Primera División y el calendario que se le presenta en las dos próximas jornadas es para abrocharse el cinturón, de vértigo. El domingo llega el Sevilla al estadio de Mestalla, un adversario al que le tenemos muchas ganas por los últimos acontecimientos pero ya no es de nuestra Liga así que los de Unai Emery son claros favoritos.

La cuerda se tensa pero ya no hay marcha atrás, toca ganar, ganar… o ganar. Y Vezo, con perdón, déjate de gilipolleces y dedícate a callar, entrenar y ayudar. Otro cantar es el del nuevo míster, Pako Ayestarán. “Estoy muy orgulloso del trabajo de mis jugadores”, manifestó el técnico a la conclusión del partido en Gran Canaria. La primera parte del Valencia no me disgustó pero en la segunda nos torearon, nos pudieron golear y nos cantaron desde la grada “a segunda, a segunda”. Vergonzoso míster.

Por tanto, toca cambiar el chip, pensar que hay que sumar seis puntos para lograr la permanencia y punto. La afición está muy cansada de actitudes infantiles de determinados futbolistas y de discursos de entrenadores que no se ajustan a la realidad de lo que vemos todos sobre el verde. Hay que derrotar al Sevilla como sea, aunque sea de penalti injusto y en el último minuto porque la siguiente semana nos enfrentamos al Barcelona.

El cuadro de Luis Enrique, aunque tiene media Liga en el bolsillo, nos hizo un flaco favor con su derrota ante el Real Madrid. En el choque ante la escuadra de Mestalla saldrá a por todas, a morder para asegurarse el campeonato. Ya no hay margen de error, hay que sumar de uno en uno o de tres en tres pero sumar. Amunt sempre

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets