Entretenimiento

La verdad de por qué los piratas llevan parche

Tenía una utilidad que nada tiene que ver con cubrir la falta de un ojo. Aunque no lo parezca, mejoraba la adaptación de la visión

iV.com.- Resolvemos uno de los mitos populares más arraigados históricamente. ¿Por qué llevaban los piratas un parche en el ojo? Parece que la ciencia resuelve el tema tirando abajo la teoría de que los piratas solamente tenían un ojo y por eso debían utilizar parche. La visión nocturna y la adaptación de los ojos a las diferentes situaciones de luz es la clave.

Por creencia popular siempre hemos pensado que el motivo por el que los piratas llevan un parche en el ojo era que carecían de este importante órgano debido a algún tipo de accidente. Lo cierto es que algunos avispados habrán pensado alguna vez que ¿cómo era posible que tantos piratas tuvieran solamente un ojo? Quizás alguien encontraría la explicación en que el garfio podía tener algo que ver en la pérdida de uno de los ojos de los piratas. Pero nada más lejos de la realidad. Una explicación científica rompe el mito de los piratas y los parches de forma clara.

Cuando existe un cambio de luz, los ojos de las personas se adaptan de forma muy rápida a las nuevas condiciones. No obstante, si pasamos de un ambiente oscuro a uno bien iluminado el problema será menor, pero en el caso contrario, es decir, salimos de un entorno con buena luz natural y entramos en un lugar oscuro, la adecuación de la visión no es tan rápida.

Por norma general se tarda entre 4 y 6 minutos para que el sistema de visión se adapte por completo a las nuevas condiciones lumínicas. Además, esta adaptación puede tardar hasta 25 minutos en ser completa.

Bien, lo que hacían los piratas con su parche era mantener uno de sus ojos en esas condiciones de oscuridad durante todo el tiempo. Así al entrar en las bodegas o las zonas tenebrosas de sus barcos, siempre tenían un ojo bien adaptado y simplemente debían de cambiar el parche de ojo para que se adaptara el siguiente.

Hay quien dice que esto era así para poder librar las batallas con piratas rivales y evitar catástrofes al tener que entrar a luchar al interior del barco. Por otra parte, también hay quien defiende que el trabajo de los piratas en el barco era tan extremo que debían de salir y entrar continuamente, por lo que se trataría de una forma de optimizar su labor.

“La FAA (Federación Americana de Aviación) recomienda a sus pilotos mantener un ojo cerrado cuando las condiciones de luz se alteran y se exponen a una mayor luminosidad. De esta forma podrán garantizar la visión nocturna al cambiar de nuevo”.

La realidad es que es imposible saber a ciencia cierta si esta teoría del parche en el ojo de los piratas es cierta, puesto que no tenemos la posibilidad de consultar con ninguno de estos navegantes. Aunque sí que podemos decir que el sistema funciona perfectamente y tiene una base científica clara, que se sustenta bastante bien.

Algo muy característico del parche en el ojo de los piratas es que la pérdida de profundidad en la visión es más que notable. Pero, si la teoría es cierta y los piratas conservaban sus dos órganos oculares, es posible que la pérdida de profundidad fuera un mal menor y siempre primara para ellos la correcta visión en cualquier entorno o condición.

*Fuente: Clínica Oftalmológica Rahhal

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets