Valencia

El Clínico, líder en reconstrucción mamaria

Una técnica que usa músculo de la espalda y grasa propia en mujeres que han recibido radioterapia

iV.com.- Aunque es una técnica que se aplica desde hace casi quince años en la medicina privada para mujeres mastectomizadas, ahora el Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Clínico Universitario de Valencia ha alcanzado las 46 intervenciones de reconstrucción mamaria en mujeres que han recibido previamente tratamiento con radioterapia mediante una técnica conocida como reconstrucción mamaria con ‘colgajo latissimus dorsi e infiltración de tejido adiposo’.

En esta técnica de reconstrucción mamaria se usa la piel y el músculo dorsal ancho de la parte superior de la espalda e infiltración de grasa de la propia paciente. Se trata del Hospital que más intervenciones con esta técnica ha realizado a nivel nacional.

Según explica el Jefe del Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Clínico de Valencia, el doctor Carlos Tejerina esta intervención “está ofreciendo resultados de excelencia en mujeres que previamente han llevado un tratamiento de radioterapia y por tanto no son candidatas para otro tipo de operaciones. Estamos consiguiendo resultados muy similares a los conseguidos con la técnica de reconstrucción DIEP (reconstrucción microquirúrgica)”.

Esta técnica está permitiendo “obtener resultados muy naturales”, según explica el especialista. “El hecho de recibir radioterapia durante el tratamiento de la enfermedad complica la reconstrucción, la piel puede quedar muy dañada, de ahí que sea necesario hacer uso de tejidos de la propia paciente que se encuentren alejados de la zona de la mama y que no no se hayan visto afectados por la radioterapia”, añade.

Hasta el momento, el Hospital Clínico ha realizado cerca de 46 intervenciones con esta técnica, 32 de ellas han concluido ya todas las fases y 14 se encuentran en curso. “Este tipo de operación normalmente la realizamos en 3 ó 4 sesiones, lo que hace reducir mucho las horas seguidas que la paciente tiene que estar en quirófano. Se reconstruye la mama amputada, incluyendo la reconstrucción de areola y pezón y se trabaja para hacer simétricas ambas mamas”.

Las candidatas a este tipo de reconstrucción han de cumplir una serie de requisitos como son tener válido el músculo latissimo o grande dorsal y una cantidad suficiente de grasa.

El Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Clínico de Valencia actualmente realiza todos los tipos de reconstrucción mamaria existentes. Ha destacado por ser pionero en la incorporación de los últimos avances en reconstrucción en mujeres mastectomizadas, como por ejemplo, lo fue en la técnica de reconstrucción microquirúrgica (DIEP) y posteriormente en la técnica de LAT+ITA (usando músculo dorsal más la infiltración de grasa propia).

En la actualidad, el Servicio realiza aproximadamente unas 300 reconstrucciones mamarias al año, en concreto, el último ejercicio realizó 297.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets