Opinión

Gobierno de Rajoy

Jose Segura / LA YENKA

El análisis, el comentario, la ironía y el sarcasmo sobre la actualidad política, económica y social a rtimo del famoso baile de los 60

17/03/16. ATRÁS. Bailo hoy mi más reprochable Yenka con el gobierno de Rajoy. No acudir al Congreso a rendir cuentas, amparándose arteramente en una Ley inexistente, es una más de sus falacias. Por encima de todo siempre debe estar la calidad democrática del país, algo que ya no se lleva.

16/03/16. ADELANTE. Me bailo hoy una entregada Yenka con el actor Fernando Guillén Cuervo, responsable de la idea original de la nueva serie de televisión “El Caso”. Con una magnífica ambientación, en su primer capítulo se nos han mostrado lacras tan brutales del franquismo como el autoritarismo o la violencia de género, que aún permanece lamentablemente entre nosotros.

15/03/16. DERECHA. El papelón que le ha tocado ejercer al ministro de Asuntos Exteriores, García-Margallo, bien vale una Yenka. Donde Rajoy apoyó miserablemente la deportación masiva de los refugiados hacinados en las fronteras europeas, tiene ahora el ministro que desdecirle y negarse rotundamente a tal pretensión, cumpliendo así el sentir de la mayoría del Congreso de los Diputados.

Twitter: @jsegurasuarez

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter