Cultura

José Garrido salva una tarde deslucida

Segunda tarde de la Feria de Fallas. Más de media plaza. Toros de Fuente Ymbro bien presentados pero deslucidos. Revolcón sin consecuencias de Padilla

C.Bueno/EB.José Garrido se erigió en lo único reseñable de la tarde. El matador extremeño recibió de rodillas a la verónica al tercero de la tarde, al que inició del mismo modo con la muleta.

Supo sujetar a un toro que quiso marcharse de las suertes en todo momento, con temple exquisito, suavizando las embestidas del astado. Pases largos y los de pecho a la hombrera contraria. Seguridad pasmosa para cerrar su actuación con bernardinas de infarto. Cerró la faena con una estocada sin puntilla que supusieron las dos orejas por petición masiva.

Salió a redondear su actuación con el que cerraba la tarde, pero éste no le dio la mínima opción puesto que el toro se defendió con violencia en todo momento. Lo intentó el de Badajoz a base de quedarsequietoe intentar alargar su viaje pero era misión imposible.

garrido torero

Defraudó la corrida de Fuente Ymbro. Mansearon en distintos grados todos los ejemplares que salieron al ruedo, alguno incluso embistió de forma incierta. En general les faltó fijeza y protestaron con violencia cada vez que se les citaba.

Juan José Padilla no pudo confiarse ante el que abría festejo, que siempre pareció mirar al torero antes de decidirse a coger la muleta, y lo puso todo de su parte con el que salió en cuarto lugar, un astado con intención de salirse suelto tras cada muletazo al que el jerezano intentó sujetar con su peculiar estilo tras un inicio de faena de rodillas esperanzador. No resultó compacta su labor, pero se le llegó a pedir la oreja tras ser arrollado después de la estocada.

Jiménez Fortes se llevó un lote con parecidos defectos. Dos toros sin apenas recorrido y renuentes a embestir. Su primero topaba más que embestía y su segundo lanzaba un seco derrote en cada embroque. Aún así se arrimó de verdad el malagueño, tragando y aguantando sin inmutarse miradas y coladas. Jugó la carta del valor en dos faenas extensas a pesar de que el lucimiento era pura quimera.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets