Opinión

Agudos, obtusos y rectos

José Segura Suárez

Jose Segura / LO QUE HAY

Una vez perdidas la agudeza y la rectitud del discurso político en la difícil geometría política de los partidos actuales, solo queda la posibilidad de navegar entre la torpeza de los obtusos. Esos que hacen declaraciones o toman decisiones irresponsables por defecto o por exceso.

Obtusa me ha parecido la posición oficial del PP ante la falsedad de sus concejales investigados en Valencia, que prometieron dimitir si finalmente resultaban investigados por el juez, como así figura en el proceso de instrucción. Pues no, no han dimitido y la dirección nacional de su partido se limita a abrirles un expediente informativo. Es decir, la nada.

Igual de obtusa me resulta la carencia de un criterio unívoco ante la rueda de prensa de la ex alcaldesa de Valencia. Rajoy se dio por satisfecho, Casado se quedó con ganas de más y Maroto la criticó abiertamente por parecerle insuficientes sus explicaciones. Tres opiniones, tres, provenientes de un mismo equipo de dirección de un partido político.

Aún me ha parecido más obtusa la prepotencia de la ex primera edil valenciana, cuando en referencia a su invitación a declarar en el juzgado, responde que acudirá cuándo y cómo crea conveniente. Eso sí que es respeto a la judicatura y ganas de colaborar, no lo que hay por ahí.

Mientras tanto, a punto ya de chafar la oreja en mi almohada, me entero del golpetazo en la mesa dado por Pablo Iglesias, quien sin acogerse a comité de dirección ni ejecutiva alguna de Podemos, defenestró anoche a su número tres Sergio Pascual. Muy obtuso me parece que un secretario general de un partido que proclama la democracia interna, tome en solitario y sin debate previo decisiones de este calibre, como si de un dictadorzuelo bananero se tratara.

Y más obtuso me resulta aún, que junto a este antidemocrático despido, Iglesias advierta a su partido de que “En Podemos no hay ni deberá haber corrientes ni facciones que compitan por el control de los aparatos y los recursos”, dinamitando así la esencia asamblearia de los círculos del Partido, a la par que forzando a sus militantes a una verticalidad autoritaria que se carga de un plumazo los principios fundacionales de la exitosa plataforma civil. ¿Ha enseñado por fin Pablo Iglesias sus auténticas garras? Quedo a la espera de la reacción de las bases del partido.

Resulta prácticamente imposible encontrar hoy políticos suficientemente agudos en su pensamiento y rectos en sus actuaciones. Precisamente ahora, cuando más se necesita la inteligencia y la honestidad de nuestros representantes, parecemos inundados por una riada de torpeza, una falta de tacto y una carencia absoluta de inteligencia que les aleja cada vez más de la ciudadanía. Cretinos.

Twitter: @jsegurasuarez

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra Newsletter

Opinión

Facebook

Viñeta

Últimos Tweets

mautic is open source marketing automation